El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, lamentó que la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle, y el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, califiquen de “robos a la nación a las actividades lícitas de los inversionistas”, por lo que consideró, “no hay razón para mentir”, en su afán de tratar de disuadir la propuesta de reforma eléctrica que ha impulsado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En la conferencia mañanera realizada este lunes en Palacio Nacional, ambos funcionarios “explicaron” a los mexicanos la reforma eléctrica propuesta por el jefe del Ejecutivo, en la cual, la secretaria de Energía sostuvo que se concluirán contratos privados, en donde la CFE está obligada a comprar el 100% de energía, pese a que la entrega es menor y los excedentes lo revenden en modelos ilegales llamados autoabasto, además de que la Comisión no otorga el permiso.

Ante ello, el pleno del CCE reprobó que los funcionarios utilicen las conferencias de prensa a nivel nacional para comunicar mensajes que atienden a su conveniencia política.

Tienen todo su derecho de presentar ideas y argumentos, pero no a calificar de robos a la nación a las actividades lícitas de los inversionistas. No hay razón para mentir. Con el tiempo, las mentiras cobran vida propia y erosionan la confianza que todos queremos construir”, sentenció el líder empresarial.

Carlos Salazar dijo que “todas las inversiones en el sector eléctrico mexicano se han hecho con apego irrestricto a la ley”.

A través de un comunicado de prensa, el presidente del CCE demandó a todos los partícipes en la discusión sobre la reforma constitucional en materia eléctrica a que aborden el tema “con responsabilidad y apego a la verdad”.

Insistió que las declaraciones de la secretaria Rocío Nahle, como otras similares que ha hecho el director de CFE, en el pasado, están guiadas por la ideología y no por la especialización técnica y el rigor que requiere un tema de la más alta prioridad.

“En las últimas décadas, el sector privado mexicano ha seguido puntualmente las previsiones del marco jurídico para orientar sus inversiones en el sector eléctrico, tanto en generación como en comercialización y suministro. Nuestro compromiso ha estado guiado por la adopción tecnológica y la innovación para disminuir el costo para los consumidores de electricidad que generan empleo y bienestar para los mexicanos”, defendió el CCE.

A partir de que se abrió el sector eléctrico, explicó, las inversiones privadas en generación representan 44,000 millones de dólares, y han estado orientadas a producir energía barata y limpia para beneficiar a las familias y la industria mexicana.

Esto, se ha demostrado en los últimos dos años, los precios para las familias mexicanas no han subido, aseguró.

El CCE señaló: “las empresas mexicanas han conquistado un espacio para México y los mexicanos a nivel global. Toda generación eléctrica en México paga – y ha pagado siempre-- alguna de las 20 tarifas de transmisión definidas por los reguladores nacionales. Conocerla historia regulatoria del sector eléctrico impediría el uso doloso de información incompleta”.

kg