A lo largo  del 2020, se destinaron 10,837 millones de pesos para actividades de exploración y extracción de hidrocarburos mediante fractura hidráulica de yacimientos no convencionales (fracking) para Petróleos Mexicanos (Pemex), de los cuales se han ejercido ya 1,196 millones de pesos, mientras que por lo menos seis planes de exploración para asignaciones, además de una migración a un contrato, una asignación de desarrollo y tres pozos productores de lutitas continúan con operaciones en el país.

Así lo denunció este martes la Alianza Mexicana contra el Fracking, al presentar una investigación en la que detalló que los activos con recursos no convencionales y lutitas o shale en Veracruz y Tamaulipas: Aceite Terciario del Golfo tiene un presupuesto asignado de 6,181 millones de pesos este año, mientras que Aceite y Gas de Lutitas, tiene 4,655 millones de pesos.

El año pasado, el presupuesto de egresos de la federación destinó 6,603 millones de pesos para estas actividades, de los cuales 3,253 millones fueron para Aceite Terciario del Golfo y 3,350 para Aceite y gas de lutitas, con lo que en un año el presupuesto se incrementó en 64%, mientras que de forma efectiva al cuarto trimestre del año pasado se ejercieron 5,318 millones de pesos en 2019.

A pesar de que el punto 75 del Plan de Gobierno de la presente administración prometió que “no se usarán métodos de extracción de materias primas que afecten la naturaleza y agoten vertientes de agua como fracking”, cinco pozos autorizados para Pemex en 2018 continuaron con su perforación y terminación el año pasado en Tampico Misantla, con al menos 10 perforaciones mediante fracking por pozo. Tres de éstos cuentan hoy con producción de pruebas, según información pública de Pemex.

Además, el contrato en que Pemex participa con Diavaz y Weatherford en Miquetla, y que hoy produce 1,711 barriles diarios, requiere de fracking para su operación. También el contrato de obra pública financiada en que Lewis Energy da servicios a Pemex en el campo Olmos se mantiene como una asignación de desarrollo de fracking en el país.

Desde 2010 al menos 33 pozos fueron perforados para explorar en yacimientos de lutitas: 14 en Coahuila, ocho en Nuevo León, siete en Tamaulipas, dos en Veracruz y dos en Puebla.

“Esta actividad se ha venido realizando sin informar a la población cercana sin una política de estado para informar sobre esta práctica”, expuso Aroa de la Fuente López, de la Alianza Mexicana contra el Fracking. Desde 2006, se han perforado 4,000 pozos exploratorios en el activo Aceite Terciario del Golfo, mejor conocido como Chicontepec, y por las condiciones del terreno, 65% de las actividades fueron a través de fracking, detalló.