La empresa mexicana Kavak, dedicada a la compra-venta de autos usados, anunció este miércoles una nueva ronda de inversión, que hizo duplicar su valuación, hasta los 9,000 millones de dólares.

Con ese dinero fresco, la firma, que hace poco más de un año absorbió a la startup local argentina Checkars, ya planea sus próximos pasos en el país, donde hace dos meses anunció una inversión de 20 millones de dólares.

Tras haber decidido que, antes de enero, abrirá un nuevo punto de venta en Rosario, ahora ya empieza a definir en qué otro lugar del país inaugurará el segundo de los locales previstos para 2020 en su plan de expansión. Además se instala como la única empresa que ofrece dólares a quienes venden sus autos, una opción que, reconocen en la compañía, es la que más prefieren los vendedores.

La mexicana desembarcó en Argentina en plena pandemia, al fusionarse con Checkars. "En el país, multiplicamos nuestro tamaño por 10 en el último año: pasamos de 60 empleados a 500 profesionales", cuenta Macaya, cuyo objetivo es alcanzar los 1,000 profesionales a fin de año.

El crecimiento de la empresa viene acompañado por el momento que atraviesa la venta de autos usados. "En pandemia, la gente necesitó transporte individual. Además, el auto usado es una mejor opción que el 0 kilómetro por los precios y, a su vez, hoy hay menos oferta porque las cadenas de producción de autos nuevos se rompieron", resume Jaime Macaya, CEO de Kavak en Argentina.

Todo el inventario con el que cuenta Kavak en Argentina es propio. Pasó de 400 vehículos en enero a 1,500 en la actualidad. "Compramos el auto, en dólares, en pesos, en transferencia. El cliente puede quedarse con el dinero o comprar un vehículo de nuestro inventario", explica.

Y es justamente la opción de recibir dólares la más buscada por los clientes a la hora de entregar sus vehículos.

"Una agencia tradicional toma el valor del auto un 25% por debajo del promedio el mercado. Si uno lo vende por su cuenta, lo hace a precio del mercado. Nosotros tenemos un valor de entre 10% y 15% menor. Buscamos achicar la brecha a futuro", señala Macaya.

Desde su llegada a la Argentina, en agosto de 2020, Kavak abrió cinco oficinas comerciales. Planea abrir un nuevo punto de venta antes de fin de año en Rosario, Santa Fe, y un segundo local cuya locación, todavía, no está definida. "En Argentina estaba prevista una inversión de 10 millones de dólares en el primer año. Pero, por el crecimiento que tuvimos, duplicamos el presupuesto", señala.