La Organización Mundial de Comercio (OMC) instó este martes al Grupo de los 20 (G-20) a intensificar las normas del comercio mundial.

En una reunión virtual de los Ministros de Comercio del G-20 celebrada este martes, el director general adjunto de la OMC, Alan Wolff, pidió a los Miembros de G-20 que “renovaran su compromiso”, de modo que “la OMC esté plenamente preparada para afrontar los desafíos de una economía mundial en evolución”.

Asimismo, Wolff instó a los Miembros del G-20 a concluir las negociaciones en curso, a llevar adelante el proceso de reforma sistémica sobre la base de propuestas concretas y a eliminar las restricciones comerciales relacionadas con Covid-19 cuando ya no sean estrictamente necesarias.

También señaló la evidencia de que el comercio estaba desempeñando un papel útil para aliviar la escasez de suministros médicos clave que se observó anteriormente en la pandemia.

Por su parte, el G-20 comunicó que, en medio de la pandemia de Covid-19, continuará su cooperación y coordinación para: apoyar la recuperación del comercio y la inversión internacionales; apoyar la reforma necesaria de la OMC a la que la Iniciativa de Riad sobre el futuro de la OMC brinda apoyo político; fomentar una mayor competitividad internacional de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (mipymes); fomentar la diversificación económica; y fortalecer la inversión internacional.

Las cifras preliminares de los economistas de la OMC indican que el comercio mundial de productos como equipos de protección personal, desinfectantes para manos y ventiladores creció cerca de 30% en la primera mitad de 2020 en comparación con el año anterior.

Esta expansión contrasta con una caída de aproximadamente 18% en el comercio general de mercancías, una disminución que Wolff indicó que habría sido aún peor si no hubiera sido por las medidas fiscales y monetarias de los gobiernos para contrarrestar la caída de la demanda.

A pesar de estos desarrollos relativamente positivos, Wolff advirtió a los ministros del G20 que “la pandemia está lejos de terminar y los desafíos económicos persistirán”.

La reversión en curso de las restricciones comerciales relacionadas con Covid-19 puede estar perdiendo impulso, dijo.

De cara al futuro, los miembros deben evitar situaciones en las que “el apoyo del gobierno necesario para combatir la recesión económica podría terminar distorsionando las condiciones competitivas y alimentando tensiones comerciales futuras”.

Wolff dijo que los miembros de la OMC tienen la oportunidad de trabajar con el próximo Director General para asegurar que el sistema de comercio mundial siga siendo apto para su propósito.

rmorales@eleconomista.mx