En México hay una creciente participación de empresas de China en el sector ferroviario por los proyectos que se desarrollan actualmente, como el Tren Maya, y es momento de desarrollar programas de investigación y educación técnica entre los dos países, afirmó José Luis Barrera.

Para el embajador de México en China, además de vender material rodante existen posibilidades de hacer negocio, a futuro, en el suministro de partes y equipos relacionados con trenes. “La relación comercial se refleja en México con proyectos de inversión. Hay que recordar que estaba el tren de alta velocidad a Querétaro (adjudicado a un grupo liderado por China Railway Construction y luego se revocó el fallo) y ahora se da la participación de China Communications Construction Company en la primera fase del Tren Maya. Otro proyecto es la fabricación y envío de vagones para el tren ligero de monterrey de CRRC Zhuzhou Locomotive”, comentó.

Además, está previsto que este viernes se conozca el fallo de la licitación para la modernización integral de trenes, sistema de control y vías de la Línea 1 del Metro, en donde uno de los dos consorcios que participan está liderado por CRRC Zhuzhou Locomotive. También Sinohydro ya mostró su interés por construir el tramo 5 del Tren Maya.

En un foro internacional sobre los desafíos técnicos en el transporte ferroviario, organizado por el Conalep, el funcionario dijo que la relación México-China se ha fortalecido por los ajustes políticos y económicas que han vivido los países y que en el caso de China le asombra cómo ha sacado de la pobreza a enormes grupos poblacionales, por ejemplo.

“Muchos de estos cambios son causa y efecto al mismo tiempo de la impresionante construcción de infraestructura y de vías de comunicación en China que no tienen comparación en el mundo, lo que en este momento nos permite reflexionar sobre cómo podemos derivar lecciones de desarrollo, política pública o educación para poder modificar nuestras propias tendencias nacionales”.

Como muestra del poder chino en trenes, el embajador recordó que, hasta finales del año pasado, se habían construido 146,000 km de vías férreas, las cuales cubren el 99% de las ciudades que tienen más de 200,000 habitantes.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx