Antes eran bandas de rock y futbolistas reconocidos. Al cosechar éxito en suelo chileno, diversos músicos y deportistas probaban suerte, hacían maletas y partían al mercado mexicano. Había múltiples oportunidades. Y si bien gran parte de ellos siguen aterrizando en el país azteca, en los últimos años se ha sumado un tercer actor: las startups.

Este es un fenómeno relativamente nuevo. Hace menos de diez años la presencia de empresas chilenas en México era muy limitada. Pero desde el inicio de la década pasada, todo cambió. Las razones, según diversos gerentes generales, varían, pero el denominador común son las dimensiones del mercado, las posibilidades de ampliar el negocio y las oportunidades de inversión.

Fintual, Cornershop, Cotalker y U-Planner son solo un puñado de las más de 120 compañías chilenas en México. La mayoría se centran en educación, healthtech y fintech.

“México es el hermano mayor de Chile, porque son más grandes y porque tenemos códigos parecidos y apreciamos el talento y el trabajo de maneras muy similares”, explica Pedro Pineda, CEO de Fintual.

La reciente edición del programa GoGlobal organizado por Corfo y ProChile seleccionó 39 empresas chilenas que buscaban internacionalizar sus negocios. Del total de las ganadoras, 14 optaron por la Ciudad de México, Son tantos los negocios chilenos en suelo azteca que se tuvieron que organizar. De hecho, ya cuentan con un grupo de Whatsapp llamado “Chilenos Emprendedores en México”.

La Ciudad de México tiene 22 millones de habitantes (considerando la Zona Metropolitana del Valle), más que toda la población de Chile. Justamente el tamaño del país es uno de los incentivos más importantes para los ejecutivos nacionales. “México posee un alto nivel tecnológico y una infraestructura idónea para invertir en nuevos proyectos, además de un capital humano altamente capacitado”, asegura Álvaro Echeverría, CEO de SimpliRoute, empresa chilena dedicada a planificar rutas de reparto.

Alianza del Pacífico: el salto

Cuando estaban analizando los posibles países para expandir su negocio, Nicolás Durán, CEO de Cotalker —startup chilena de comunicación corporativa— pensó en Perú, Colombia y México. Sin embargo, el país azteca tenía algo que los otros no tenían: el tamaño. “Ahí todo crece cien veces más grande que en Chile. Los que se dedican al consumo masivo como nosotros nos acomoda mucho más”.

Un poco menos de diez años lleva la Alianza del Pacífico, una iniciativa de integración regional entre Chile, Perú, Colombia y México. Esta alianza, según expertos, fue la razón principal para la internacionalización de los emprendimientos tecnológicos chilenos. Gran parte de las startups con éxito local, rápidamente buscan llegar a los países miembros de la Alianza del Pacífico: hay facilidades tributarias y legales y un proceso más rápido de adaptación al mercado.

Dentro de estos cuatro países, los aztecas lideran en materia comercial y tecnológica. “México tiene un tamaño de mercado bastante relevante con una serie de elementos que además lo hacen atractivo: tiene un buen nivel de penetración de smartphones, un alto grado de conectividad en general y tiene el mismo idioma”, afirma Matías Zegers, socio de DLA Piper Chile y abogado con experiencia en internacionalización de decenas de empresas locales, como Cornershop.

Acorde a Rodrigo Maass, presidente de la Cámara Mexicana Chilena, el 99.8 % de las empresas en México son de categoría pyme. “Esto permite a las startups competir de igual a igual. Cada sector de negocios en México es una oportunidad y si se hace bien existe una estadística de logro de un 75%”, asegura.

Cercanía con Estados Unidos

Uno de los grandes aspectos diferenciadores de México es su cercanía física y cultural con Estados Unidos, ya que existe una gran población latina en ciudades como Miami y Los Ángeles. Pero no es una apuesta fácil. Muchas empresas emergentes prefieren dominar el mercado latinoamericano para luego lanzarse a la industria norteamericana. Otros, sin embargo, prefieren apostar a lo grande y testear su modelo en Estados Unidos.

Por otro lado, México, a diferencia de Chile, Perú y Colombia, tiene el mejor mercado de capital de riesgo entre los países hispanohablantes. Pero no todas son luces. Múltiples ejecutivos chilenos que tienen presencia en México mencionan que un obstáculo ha sido la burocracia. A diferencia de Chile, dicen muchos, México se caracteriza por procesos legales más lentos, que requieren estudio y paciencia.