Mejorar la infraestructura aeroportuaria de México es un tema que debe estar presente en la agenda pública en los próximos seis años por los beneficios operativos y de sustentabilidad que se desprenden de ello y, sobre todo, para aprovechar la renovación de flota que han hecho las aerolíneas, aseguró el director de Comunicación Corporativa de Grupo Aeroméxico, Carlos Torres.

La aerolínea cuenta con 131 aeronaves (72 en Aeroméxico y 59 en Aeroméxico Connect) con una edad promedio de 8.4 años, con las que realizan cerca de 580 vuelos diarios hacia 92 destinos en tres continentes.

“De nada sirve lo que se avance si el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) tiene una congestión con daños colaterales en materia ambiental. En la medida que esperas un despegue o aterrizaje sigues consumiendo combustible y, por mucho esfuerzo que haga una aerolínea, si el aeropuerto no tiene la infraestructura para recibirte por tráfico aéreo o espera en pista, sigues consumiendo”, comentó.

Durante la presentación del Informe de Sostenibilidad 2017 del grupo, comentó que los grupos aeroportuarios concesionados “están muy alineados” en la renovación y ampliación de sus terminales, con inversiones adecuadas, pero es un tema en el que se debe seguir insistiendo en beneficios de todos los participantes en la aviación.

“Como aerolíneas, tenemos opinión de los planes maestros de desarrollo de los grupos aeroportuarios, podemos sugerir algunas acciones en control de tráfico aéreo o menores tiempos en las pistas de rodaje, todo ese tipo de inversiones que hacen ahorrar combustible y ser más eficiente en operación”, refirió.

Entre los resultados referidos en el informe destacan: la disminución en el consumo de agua y emisiones de CO2 en sus operaciones, ser la primera aerolínea a nivel internacional en sumarse a la campaña Corazón Azul contra la trata de personas y las actividades realizadas luego de los sismos de septiembre que sacudieron a México.

El director de Operaciones de Aeroméxico, Rafael Suárez, aseguró que están preparados para cumplir con la normatividad internacional de reportar cada 15 minutos la ubicación de sus vuelos, como medida de seguridad, la cual entrará en vigor en noviembre próximo. “La norma va a evolucionar hasta poder tener la posición de las aeronaves cada segundo en una situación de emergencia, cuando se detecte que un avión se desvíe, por ejemplo, será cada segundo en situación crítica”.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx