Entre el gobierno federal y las farmacéuticas hay una barrera que impide atender el problema de fondo en el abastecimiento de medicamentos; de hecho, el director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), Juan de Villafranca, afirmó que “la solución está en México”. / En entrevista con El Economista, Villafranca señaló que es “muy grave” que por decreto se pretenda importar medicamentos que no cuentan con estándares mínimos a los que solicita la autoridad mexicana, “se trata de un riesgo” que podría evitarse con sólo sostener reuniones con los industriales para acordar la compra y distribución.

La decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador “primero es muy preocupante; dos, le pasa por encima a la Cofepris. Es preocupante desde los dos puntos de vista: uno, el tema de salud, porque no hay una garantía de que se combata realmente cualquier riesgo sanitario; por otro lado, los estándares no son iguales, una empresa de Pakistán o Argentina, ni cerca de lo que tenemos en México de estándares de Cofepris”, señaló.

El director ejecutivo de Amelaf afirmó que “la solución está en México, es como si tú tienes un problema y quieres buscarlo fuera y lo tienes en las narices, en México tienen una capacidad ociosa de 50 por ciento”.

Asimismo, cuestionó que desde el gobierno federal no se haya dado ningún tipo de acercamiento con los laboratorios en el país, “sería importante que nos dijeran ‘éste es el diagnóstico del tema, se comprometen o no. Sí, claro que nos comprometemos’, si no se comprometen, buscar de fuera, pero no ha existido la oportunidad de ese diálogo”.

Añadió que “es mentira que no se tenga la capacidad para abastecer el mercado; lo que ha pasado hasta ahora es que no se han sentado con los laboratorios mexicanos, que se sienten primero con los laboratorios mexicanos. Las normas no los tienen atados para la compra de medicamentos. Deben saber que los laboratorios mexicanos están fregadísimos, tienen líneas de producción paradas y están ocupando 40 o 50% de su capacidad”.

Expuso que importar medicamento no resuelve el fondo del problema de abasto “si tu traes un medicamento de Pakistán o de Argentina, y resulta que nos sirve, imagínate el desastre. Hay que ver los dos ángulos; el primero, de la salud y del riesgo sanitario, y el segundo es de la industria, ahora que cierren todas las plantas, pues se cierran y hay 50,000 empleados y más de 90 plantas las que están en riesgo”.

Recordó que antes se tenía una plática con lo laboratorios, “había una reunión de los laboratorios mexicanos con las autoridades para ver cómo resolver el tema de abasto, pero ahora, lo más importante, quitando el tema de la industria, es el tema de salud, que sea garantice el abasto, es un tema muy sensible, muy delicado”.

Detalló que no se hacen acciones parejas, pues la tarea de la Cofepris, para el caso de los laboratorios nacionales, cuando llega a hacer una verificación y si le falla tantito, “lo revienta, aunque lo hayan dejado hacer por tener buena fe, pero ahora se podrían tramitar los registros después, cuando, por ejemplo, en Argentina, pueden estar fabricando un medicamento y junto hacer una cosa para veterinaria y eso aquí estaría prohibidísimo. Ningún laboratorio de esos pasaría la prueba de México. Por otro lado, a los de México los tienen aquí muy apretados”.

[email protected]