El fabricante estadounidense de vehículos General Motors (GM) anunció este martes que el fabricante de baterías con defecto que llevaron a una revisión masiva del modelo Bolt de Chevrolet, el grupo surocoreano LG, aceptó reembolsarle hasta 1,900 millones de dólares.

Estos defectos de las baterías pueden, en algunas circunstancias, desatar incendios, lo que llevó a GM a llamar a revisión 142,000 vehículos en varias etapas y suspender temporalmente la producción de baterías.

El fabricante anunció cuando publicó sus resultados del segundo trimestre a inicios de agosto que el llamado a revisión le costó 800 millones de dólares, y semanas más tarde dio cuenta de un sobrecosto de 1,000 millones por ese procedimiento.

Este martes llevó la cifra a unos 2,000 millones de dólares, de los cuales, en vista del acuerdo con LG, pasará "a sus cuentas del tercer trimestre una suma que cubrirá 1,900 millones", según un comunicado.

LG es un proveedor apreciado y respetado de GM y estamos contentos de alcanzar este acuerdo", indicó Shilpan Amin, responsable de la cadena de aprovisionamiento de GM.

El grupo prevé comenzar a reparar vehículos de clientes este mes.