Hannover, Alemania. De muros, política y futbol desde el “escaparate de la industria de mañana”, fue como definió Carl Martin Welcker esta bella ciudad.

“México y Alemania no solamente están unidos por compartir visiones sobre el libre comercio, sino también nos une el entusiasmo por el futbol”, comentó el presidente de la Federación Alemana de Ingeniería.

Y luego picó el orgullo del presidente Enrique Peña Nieto al hablar del enfrentamiento, en junio próximo, entre México y Alemania durante el Mundial de futbol Rusia 2018.

“Estimado presidente Peña Nieto, quizá algunos jugadores mexicanos van a tener que poner un muro delante del portón para que de esta forma puedan ir a la final, probablemente contra Alemania otra vez, pero estoy convencido que el estadio de Moscú es el único lugar en el que México posiblemente necesite un muro”. Sus palabras fueron fuertemente aplaudidas. La respuesta no tardó en llegar.

“Celebro que próximamente nos volveremos a encontrar por un balón de futbol. Nos veremos en Rusia. Y no serán los muros los que guarden la portería, será el talento futbolístico lo que se dejará sentir y ver. Y deseo éxito al juego que tendremos inaugural México y Alemania”.

Con esas palabras cerró su discurso el mandatario mexicano durante la inauguración de la Feria Hannover 2018.

La canciller alemana Angela Merkel, última oradora, no habló de muros ni de futbol.

Conectarse y colaborar, el lema de la feria industrial este año, dijo Martin Welcker en su largo discurso, que prometió breve, representa lo que determinará el futuro de la industria.

“No solamente el liderazgo tecnológico y a nivel de innovaciones, también, desde luego, pero más que nada se trata de la pregunta de cómo trabajaremos en el futuro y sobre todo cómo vamos a colaborar. Una feria que vive del intercambio y de los encuentros porque de esta forma se crean bienestar y futuro.

“Importantes socios comerciales intentan aislarse, sean los Estados Unidos con los aranceles, cuotas o incluso muros, o sea China con muros virtuales que afectan a una sociedad industrial y donde es más vulnerable en el intercambio y el flujo de informaciones. Sean muros virtuales o reales, cada uno pierde. No importa que se encuentren a izquierda o derecha de este muro”.

El lema de la feria incluye también un encargo político que consiste en “tener puentes donde otros se están aislando”, completó, “sea con unos acuerdos inteligentes sobre intercambio libre de bienes o sea con una ofensiva para un auténtico libre comercio digital”. Comentó que la industria alemana defiende incondicionalmente la idea y la integración europea. “Vale la pena esforzarse y defenderlo, aunque algunos isleños lo vean de forma diferente (...) Tender puentes, en vez de construir muros”.