Entre el 2000 y el 2013, la importación de gasolinas creció 17% en promedio cada año. Las compras al exterior pasaron de 90,600 barriles diarios en el 2000 a 358,700 barriles diarios en el 2013. En el 2000 la importación de gasolinas representaba 19% del consumo nacional, en el 2011 alcanzó su máximo, con 50%, y al cierre del 2013 se redujo a 45%, de acuerdo con cifras de Petróleos Mexicanos.

En este contexto, para la economista en jefe de Bursamétrica, Carmen Alcíbar, las gasolinas en nuestro país tenderán a ser caras mientras que no se cuente con las inversiones necesarias para proyectos de refinerías que produzcan combustibles que se requieren para completar la demanda.

Sí hay posibilidades de producir aquí (gasolinas), pero falta que se hagan inversiones muy fuertes y el problema es cómo hacerlas llegar con el problema de inseguridad que estamos viviendo , argumentó.

Estableció que si bien la calificación que otorgó recientemente Moody’s juega en favor de nuestro país, hace falta resolver el problema de la inseguridad. Por lo que en ausencia de reglas y un panorama de estabilidad en la seguridad pública, seguiremos teniendo gasolinas caras.

Otro punto a tomar en cuenta, indicó, es que el gobierno federal cada vez tiene necesidad de hacerse de más recursos fiscales, porque está captando ingresos insuficientes. Tenemos un bajo crecimiento, con impuestos que tienen un alto impacto en la inflación, porque todo se mueve con combustibles , afirmó.

En ese contexto, dijo que para tener una mayor recaudación se tiene que gravar el consumo de los carburantes por medio de los llamados impuestos verdes y a pesar de que se reduzca el desliz mensual el próximo año, las gasolinas costarán igual o un poco más.

También consideró como alternativa el uso de vehículos de modelos más recientes, que están diseñados con motores que requieren de menos combustibles o con maquinaria diseñada para ahorrarlo.