Al asumir las riendas del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón Castañón planteó al jefe del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, definir la ruta para el desarrollo de las empresas, que elimine la carga burocrática, detone el acceso al crédito y genere valor agregado con innovación; esto sin bajar la guardia de trabajar en la simplificación fiscal.

Tras su toma de protesta como dirigente empresarial para el periodo 2015-2016, Castañón llamó a emprender un nuevo paradigma en la relación del Estado con la empresa, en el que la colaboración y el trabajo conjunto se funden en el reconocimiento del rol social de la empresa como conjunto de personas que trabajan en pos de un objetivo de mejora, de crecimiento, de oportunidades .

Ante el presidente de México, el líder del CCE pugnó por crear un entorno de confianza, certeza y combate a la corrupción para que los empresarios mantengan sus inversiones. Los emprendedores y empresarios estamos dispuestos a invertir nuestros recursos, talento y esfuerzo. Así también requerimos apoyos que faciliten la inversión de largo plazo y la modernización de nuestras empresas; algo fundamental para la productividad y el fortalecimiento de las economías regionales .

Para ello, el sinaloense definió tres puntos para el desarrollo de las entidades económicas, en el que exigió de inmediato menos inspecciones (laborales, medio ambiente, fiscales, otros), formatos y trámites... Queremos trabajar, crear, crecer, y no perdernos en el burocratismo .

Necesitamos trabajar dijo para generar un marco normativo que se adapte al tamaño de cada centro productivo, y que sea más sencillo, de manera que se reduzcan al mínimo necesario los trámites y requisitos exigibles para que el empresario destine más tiempo a hacer crecer su empresa y a sus trabajadores.

Juan Pablo Castañón destacó que la Iniciativa Privada representa el motor del desarrollo, de modo que demandó un programa de incentivos y simplificación, y que facilite la regularización de las empresas que aún están en la informalidad.

Como segundo punto, abundó, requerimos mayor acceso al capital e incentivos para la inversión, con financiamiento competitivo para la reconversión industrial y comercial.

En este sentido, la falta de pago por parte de los gobiernos estatales y locales a los proveedores llevó al dirigente del CCE a pugnar por que se garanticen y agilicen los pagos. Los retrasos e incumplimientos no sólo ponen en riesgo financiero a miles de empresas: ponen en peligro millones de empleos para las familias mexicanas , aseveró.

Se pronunció por el acceso a la innovación y el conocimiento, en donde se propicie la asociación de grandes empresas nacionales e internacionales con las pequeñas y medianas empresas, para facilitar su encadenamiento a la estructura de valor en diversos sectores y en distintas regiones del país.

En su oportunidad, Gerardo Gutiérrez, presidente saliente del CCE, refrendó la alianza de los empresarios y el gobierno, con el fin de que las reformas realizadas como la energética aterricen en las pequeñas y medianas empresas.

Sin valor, no hay empresas

Agenda:

  1. Menos tramititis e inspecciones burocráticas a empresas.
  2. Mayor acceso a financiamiento e incentivos para invertir.
  3. Innovación y valor agregado.
  4. Insistir en la reforma de simplificación fiscal.
  5. Entorno de confianza y certeza para los capitales.
  6. Ataque a la corrupción.

Pide reformar ley

IP pugna por libertad de expresión en elecciones

Juan Pablo Castañón, dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), exigió libertad para los mexicanos, para lo cual demandó modificar la ley electoral que limita la participación en el proceso político del 2016. Ante el presidente Enrique Peña pidió que se les devuelva el derecho de expresarse en las actividades políticas, luego de que en el 2007 se acotó al empresariado mexicano.

Libertad para todos los mexicanos, sin importar su condición social, económica o política. Por eso, es necesario poder volver a participar libremente en los procesos de nuestra democracia. Requerimos que se revise la ley electoral para regresarnos la libertad de expresión a todos los mexicanos por igual , destacó.

Los empresarios buscan recuperar la denuncia ciudadana hacia los políticos y sus actos, así como transparencia y rendición de cuentas. De modo que urgen modificaciones encaminadas a la libertad de expresión, la participación ciudadana y el fortalecimiento de las instituciones.

La reforma electoral del 2007 prohíbe a cualquier persona moral o física la contratación de propaganda electoral en radio y televisión, bajo el argumento de que viola la garantía de libre expresión prevista en el Artículo 6° constitucional.

En las campañas electorales del 2006, el CCE emitió spots publicitarios en contra del populismo de Andrés Manuel López Obrador, lo que originó la presión por limitar la participación del empresariado en la vida política del país.

[email protected]