MVS acusó al gobierno federal de haberle amenazado y condicionado la renovación de sus concesiones en la banda de 2.5 GHz a cambio de no impugnar ni jurídica ni mediáticamente la concentración Televisa-Iusacell.

Joaquín Vargas, presidente del Consejo de Administración de MVS, afirmó que en junio pasado Alejandra Sota, vocera de la Presidencia de la República, le hizo saber que la resolución favorable de la concentración de Televisa-Iusacell representaba una ventana de oportunidad para destrabar el proyecto de la banda 2.5 GHz, siempre y cuando MVS accediera a no impugnar ni jurídica ni mediáticamente la resolución del gobierno .

Sin embargo, la realidad hoy nos indica que la decisión ya estaba tomada y que al final del camino fuimos engañados . Lo anterior debido a que en el momento en que la empresa recibió la notificación del inicio del proceso de rescate de la banda de 2.5 GHz, nos encontrábamos en plenas negociaciones con el gobierno federal en dos vías paralelas . La primera, relacionada con el planteamiento de la Presidencia, mientras que en la segunda, el subsecretario de Comunicaciones, Héctor Olavarría, planteó a MVS que debería ceder 70 MHz para el refrendo de 120 MHz por 15 años y pagar la contraprestación económica aplicable a los servicios de televisión, pero posteriormente, a los servicios de banda ancha móvil.

El Subsecretario informó que ya había un precedente favorable respecto de la viabilidad de esta propuesta, toda vez que bajo argumentos similares se había resuelto la prórroga de la concesión de SOS de Iusacell , explicó.

Vargas adelantó que MVS impugnará la concentración Televisa-Iusacell recién aprobada por la Comisión Federal de Competencia, y la resolución por la que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes inicia el procedimiento de rescate de las frecuencias en la banda 2.5 GHz.