Gas Natural Fenosa arrancará un programa piloto con Petróleos Mexicanos (Pemex) para convertir entre seis y 10 estaciones de servicio expendedoras de gasolina convencionales a duales con expendio de gas natural vehicular en la Ciudad de México, donde también invertirá en conjunto con expendedores alrededor de 600 millones de pesos, en los próximos años, para llegar a 10 estaciones únicamente de gas natural.

Entre sus planes buscan también la colaboración con particulares y concesionarios para convertir 90% de la flotilla de taxis y camiones de la urbe a este combustible, que reduce 95% las emisiones de partículas contaminantes y cuesta hasta la mitad que la gasolina, explicó Narcís de Carreras Roques, country manager de Gas Natural Fenosa México, en conferencia de prensa durante el seminario El gas natural en automóviles: una alternativa para la calidad del aire en México .

Sin embargo, la penetración del gas natural vehicular enfrenta problemáticas, como la desarticulación entre las autoridades –en términos de burocracia federal, estatal y municipal–, los distribuidores y transportistas, en lo que se refiere a planes conjuntos de expansión y capacitación para las conversiones de vehículos, así como la falta de información entre los consumidores, junto con la necesidad de apoyo de las armadoras, con automóviles cero kilómetros de este combustible o que se mantengan las garantías de fábrica después de las conversiones, junto con posibles incentivos fiscales como tarifas diversificadas.

En México circulan menos de 5,000 vehículos que utilizan gas natural, cuando en Argentina son más de 2 millones; en Brasil, 1.9 millones, y en Colombia, hay por lo menos medio millón de autos. En tanto, la red de distribución en la Ciudad de México es de apenas 3,500 kilómetros, cuando los ductos de transporte de agua abarcan 10,000 kilómetros. Así, el acceso a la red de distribución es de sólo 7% de los consumidores domésticos.

Ángel Larraga, presidente de Gas Natural Fenosa México, explicó que otros factores clave serán los talleres de conversión y planes de financiamiento para particulares y transporte público. Un taxi puede transformar su vehículo con 35,000 pesos y recuperar su inversión en entre 10 y 12 meses, con recorridos de 200 kilómetros al día .

Sin embargo, consideró que a partir del 1 de enero del próximo año (una vez que se abra legalmente la comercialización junto con los precios de venta de primera mano en el norte) sí esperamos que se detone esta industria, porque la ampliación de la red de gasoductos ha sido un enorme esfuerzo que pronto debe dar frutos .

Salvador Montero, coordinador del Centro de Transporte del Centro Mario Molina explicó que en el 2006 el transporte de carga y pasajeros representaba apenas 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el país y en 10 años aumentó cinco puntos porcentuales.

La conversión masiva a gas natural es recomendable para reducir emisiones de gases como el carbono y el azufre, pero si las conversiones de los vehículos no se realizan de forma adecuada, puede aumentar la emisión de ozono, por lo que la coordinación entre todos los involucrados será fundamental.

Experiencia internacional

En Bogotá, el costo de operación y mantenimiento anual de un autobús para 80 pasajeros a gas natural es 22% inferior al del diésel, dijo Jorge René Perea, director general de Consumo y Soluciones de GNF en Colombia. Mientras, en Estados Unidos, los bajos precios de la molécula en el mercado regional (a los que también accede México) lograron que desde el 2007 se convirtieran 50,000 autobuses escolares y camiones recolectores de basura, que son prácticamente la totalidad de estos vehículos en el vecino del norte, dijo Jorge González, gerente regional de

[email protected]