El grupo industrial Alfa negocia la venta de Axtel con terceras compañías. La operación significa una próxima desinversión de ese conglomerado regiomontano en el sector de telecomunicaciones para concentrarse en industrias como el segmento automotriz o los petroquímicos, donde ha conseguido mejores resultados a través de Alpek.

Axtel ha tenido en 2020 un ejercicio agradable. Su acción cotizaba el viernes en 8.04 pesos por título, frente a los 3.05 pesos del primer día hábil del año y sus ingresos no han resultado tan impactados por los efectos de la pandemia de coronavirus, pues la diferencia entre el dato del tercer trimestre del 2020 y el tercero de 2019 es de 72 millones de pesos. Axtel ingresó 3,095 millones de pesos entre julio y septiembre pasados. La pérdida neta de la compañía para ese periodo se ubicó en 174 millones de pesos y hace un año, la pérdida fue de 351 millones de pesos.

La compañía había iniciado también un proceso de separación de sus negocios de servicios y de infraestructura para lograr un mayor grado de eficiencia financiera desde el primer trimestre del 2020.

Al mismo tiempo, empezó el desprendimiento de su oferta masiva de servicios de triple play, con la venta de suscriptores de video, voz y datos, o una combinación de ellos, a Megacable y Televisa.

La venta de Axtel podría hacerse efectiva en los primeros meses del 2021 y la estimación de Alfa está en que la operación permitirá a ese grupo una reducción de su deuda general y pagar dividendos a sus inversores.

No está claro quién podría ser el nuevo dueño de Axtel. Equinix, Bestel, Centurylink, Neutral Networks y Megacable, serían actores a los que haría sentido hacerse con los activos de ese operador, aunque tiempo atrás también se dijo que AT&T estaría interesada en Axtel por su infraestructura fija.

El valor de Axtel está más allá de sus productos sobre telecomunicaciones tradicionales, debido a que éstos cayeron un 8.0% generalizado en el tercer trimestre y 32% en particular para el servicio de voz. En contraste, Axtel consiguió alzas de 39% en las ventas de sus servicios de tecnologías de la información, porque sus aplicaciones hospedadas en la nube y sobre ciberseguridad crecieron 41% entre julio y septiembre.

Alfa cree que en los productos de valor agregado, está la oportunidad de colocar Axtel con el mejor oferente:

“El flujo acumulado alcanzó el 77% de nuestra guía del año, haciendo evidente la sólida consistencia del desempeño de Axtel Networks, nuestra unidad de Infraestructura, y un fuerte enfoque en soluciones de TI y de colaboración en Alestra, nuestra unidad de Servicios, aprovechando la oportunidad de transformación digital que presenta la pandemia”, dijo la empresa.

“Durante el tercer trimestre, avanzamos a la segunda fase del proceso competitivo para atraer inversionistas y propuestas estratégicas para Axtel Networks (…) Recibimos un número de dos dígitos de atractivas propuestas no vinculantes para ambas alternativas. Luego de evaluarlas, y buscando maximizar la creación de valor para los accionistas, determinamos continuar con el proceso, enfocándonos en una potencial transacción por toda la compañía, incluidas ambas unidades de negocio”, señaló.

Con base en esa intención, Axtel tiene invertidos 1,486 millones de pesos hasta septiembre en el desarrollo de infraestructura, 295 millones de pesos más a la inversión a redes en 2019. En tanto, la deuda neta de la compañía, descendió 22% o 170 millones de dólares en el tercer trimestre y se ubicó en 595 millones de dólares.

Ese manejo de recursos ha permitido a Axtel tener una red de 41,000 kilómetros de redes troncales de fibra óptica y 18,600 kilómetros de redes de anillos metropolitanos, más 1,055 sitios para crecer red de fibra y cobertura nacional, que podría ser de interés de terceros actores.