La pandemia de coronavirus halló un mercado de telefonía y banda ancha fijas en México claramente representado por tres actores a escala nacional y un cuarto operador que intenta expandirse más allá del centro de la República. Se trata de las filiales de América Móvil, Grupo Televisa, Megacable y Totalplay, según el orden de participación de mercado registrado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y con información propia de las compañías para todo el 2019.

Aquel año se despidió con una caída del 0.1% para el PIB de México por una política económica del gobierno que escasamente funcionó contra los desafíos económicos internos y externos que enfrentó el país en ese tiempo. En materia de telecomunicaciones, el 2019 se fue con 22.06 millones de líneas de telefonía fija y 19.35 millones de conexiones de banda ancha en activo; ambos, productos ofrecidos entre distintas tecnologías de prestación de servicio y entre clientes residenciales y no residenciales.

Cuando la pandemia llegó a México —el primer caso confirmado de Covid-19 se registró el 27 de febrero—, la industria se alineó con el gobierno para mantener el servicio activo y la inversión para el despliegue de infraestructura hasta donde se pudo; y también se comprometió a no desconectar al consumidor por cese de pagos, en tanto pasaba la etapa crítica de la emergencia sanitaria.

Pero cuando la pandemia haya pasado, otra será la cara de las telecomunicaciones fijas —telefonía y banda ancha comentadas aquí—, porque la industria, entre operadores nacionales, regionales o locales, habrá vivido un año con la economía derribada, disminución de inversiones a redes en aproximadamente 20% sólo en el segundo trimestre de 2020, la indicación del gobierno federal de que el espectro, para aquellos operadores que lo usen como insumo para un producto fijo, se encarecerá en 2021 y además con un 1.1 millones de empleos formales que la pandemia esfumó, que significa que el usuario ya tiene complicaciones para abonar su recibo de telecomunicaciones.

Las participaciones de mercado también habrán cambiado después de la pandemia, porque el informe sobre portación de accesos fijos publicada por el IFT hasta el mes de agosto de 2020, indica que de las 70,255 líneas telefónicas, entre residenciales y corporativas, portadas en lo que va del año, 44.70% han ido para empresas del Grupo Televisa, como Izzi Telecom, Cablemás, Bestphone y Cablecom. Otro 24.5% fue para Totalplay; 4.3% para Megacable y 12.3% para Telmex. El resto de portaciones terminó en otras compañías. Por eso, el rostro de las telecomunicaciones fijas será distinto este 2020, con operadores con mejoría o disminución de participación de mercado en todo el país y con las interpretaciones que vengan después sobre ese nuevo escenario.

La telefonía fija ha sido dominada por Telmex

En información gruesa, América Móvil dominaba en 2019 con su servicio de telefonía fija prestado por Telmex y Telnor en 30 estados de la República y Grupo Televisa, a través de sus diferentes filiales, en las dos entidades restantes. En cuanto Internet de banda ancha, Prodigy Infinitum de Telmex era entonces el primer jugador en 27 estados, en tanto que Izzi Telecom lideraba en uno de ellos y Megacable, en otros cuatro. Totalplay, por su parte, fue en ese año el segundo operador de telefonía fija en tres entidades y en uno de esos, había conseguido el 12.71% del mercado ante el incumbente Telmex.

En desglose, en telefonía fija durante el 2019 destacaron los mercados de la Ciudad de México, Nuevo León y Querétaro, conforme la información recientemente actualizada por el regulador.

En el primero de ellos, en la capital del país, Telmex se mantenía como el primer operador del servicio, pero con una participación de mercado que disminuyó a 44.90% y seguidamente, Izzi Telecom de Grupo Televisa, con el 35.90% del negocio. En Nuevo León y Querétaro, Televisa era poseedor del 41.61% y 49.60%, respectivamente, del negocio de telefonía fija.

La cercanía entre el primer y segundo operador, Telmex, con mayor participación de mercado en esos tres estados del país era de entre tres y ocho puntos porcentuales.

Aún no está del todo claro si los clientes que pasaron de Axtel a Televisa entre 2018 y 2019 por una compra de activos entre esas dos empresas, ya son hoy formalmente contabilizados por la televisora como suyos. Si fuera el caso, Televisa tendría en 2020 el 50% del mercado de la telefonía fija en Querétaro, después de que la participación de Axtel era de 1.0% allí. Ese mismo acuerdo de compraventa entre Axtel y Televisa, aumentaría dos puntos porcentuales la participación de la segunda compañía en la Ciudad de México y el Estado de México, de acuerdo con información del regulador.

Para el resto de los mercados, Telmex era el primer operador, con una participación de mercado que iba del 52.30% en Aguascalientes, hasta el 98.20% en Baja California Sur. Grupo Televisa fue generalmente también el segundo operador del giro, con una participación que iba de 5.30% en Chiapas, a 38.40% en Campeche. Aparte, Totalplay tenía su fuerte en Sonora, Michoacán y Puebla como el segundo jugador del mercado. Maxcom Telecomunicaciones era el segundo operador en Baja California Sur, con el 1.01% del mercado.

En cinco estados de la República, la participación de mercado de Telmex se ubicaba en 2019 por debajo del 55% del negocio de la telefonía fija, dato a seguir para cuando concluya el actual 2020.

La prestación de la banda ancha cambió en 13 estados

El negocio de la banda ancha fija mostró una faz distinta al rostro presentado por la telefonía fija en 2019. De acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, en ese año hubo cambios en 13 entidades federativas.

Según datos del regulador, en ocho estados del país, Telmex lideraba en el negocio, pero con participaciones de mercado que lo harían ver como un actor no dominante del segmento: participaciones de entre 44.77% en Baja California y 50.28% en Yucatán. Y en otros cinco estados, esta compañía había pasado a ser el segundo operador del nicho.

Lo anterior, porque Megacable mantenía entonces el 49.82% del negocio en Michoacán, 39.12% en Querétaro, 59.07% en Sinaloa y 59.11% en Sonora. Televisa a su vez mantenía el 52.35% del negocio de banda ancha en Nuevo León.

En el resto de los estados, Telmex fue el primer operador del negocio, con participaciones que rondaron el 53.10% en Campeche y hasta 74.09% en Tabasco. Megacable fue el segundo operador en 10 estados y Televisa en otras 16 entidades.

Los datos del IFT muestran que en 2019, los mercados de la Ciudad de México, Querétaro y Quintana Roo eran los más competidos por la participaciones de mercado muy cercanas entre sí entre las distintas compañías; por ejemplo, 47% para Telmex y 45% para Televisa en Quintana Roo.

¿Qué significan los cambios en Internet y telefonía fijos?

Las reconfiguraciones de participación de mercado traerán a discusión otra vez la polémica sobre si las mediciones de la política regulatoria en telecomunicaciones debieran ser por sector o por servicio o si la regulación debe ser de carácter nacional, regional o local; esto, a siete años de reforma sectorial y seis años de política regulatoria asimétrica.

También, si redefinir la política regulatoria con menores restricciones o restricciones diferentes para el actor económico preponderantes, las marcas de América Móvil, puede traducirse en incremento de inversiones, crecimiento de operadores pequeños y en beneficios inmediatos para el consumidor, como mejoría de la calidad del servicio, su cobertura y precios atractivos.

kg