En tres semanas 13 estados de la República Mexicana arrancan con el nuevo modelo laboral con el que se cierran por completo las Juntas de Conciliación y Arbitraje para dar paso a un nuevo modelo laboral y decir adiós a juicios laborales que podían alargarse hasta 8 años y que ahora tendrán una duración máxima de 45 días en los Centros de Conciliación y hasta 4 meses en caso de llegar a los tribunales laborales.

Así lo afirmó la secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS) Luisa María Alcalde Luján, durante su gira por el estado de Guanajuato en donde supervisó las instalaciones en las que operará el nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, para dejar atrás “el coyotaje que lo único que provocaron fue hacer más tardado los juicios laborales, utilizando argucias para retrasar los procesos laborales”, dijo. 

También el Centro Federal se encargará de otorgar los registros sindicales, ya que ahora se federalizan para que haya el un Registro Nacional de Sindicatos y ese registro estará a cargo del Centro Federal; lo mismo para depositar los contratos colectivos, “el Centro Federal es el INE en materia laboral, así lo tenemos que ver”, afirmó Alcalde Luján.

Destacó que ahora la apuesta es por la conciliación como la vía para resolver los conflictos laborales, y la meta es que el 80% de los casos se resuelvan por acuerdo entre las partes”. 

Como parte de esta visita, realizó un recorrido en las sedes de las nuevas autoridades laborales en las ciudades de León e Irapuato, donde señaló que: “Este modelo ya se está implementado en 8 entidades federativas, con resultados positivos, como en San Luis Potosí, que tiene un porcentaje de conciliación arriba del 80%, esa es la meta de Guanajuato y creemos que se puede lograr”.

Asimismo, dijo que el hecho de que las partes estén presentes frente al funcionario conciliador genera transparencia, y que hablen los interesados y no los intermediarios, ayuda a encontrar soluciones inmediatas.

En materia de libertad y democracia sindical, resaltó la apertura a la negociación colectiva auténtica y a los espacios de diálogo entre trabajadores y sindicatos. “Es un proceso que construimos junto con las organizaciones sindicales y el sector privado”, abundó.

Subrayó que la reforma laboral es clave en la reactivación económica del país, al estimar que, en dos meses se puedan recuperar todos los empleos perdidos durante la pandemia, y además constituye una pieza importante para acceder a los beneficios del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El primero de octubre, el nuevo modelo laboral arrancará en los estados de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Colima, Guanajuato, Guerrero (a nivel federal), Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Tlaxcala y Veracruz.