Con el menor presupuesto del sexenio para la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) durante el 2021, la industria mexicana entró ayer en una nueva turbulencia tras el anuncio de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos de degradar a México de categoría 1 a 2 por no cumplir con los estándares de seguridad establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), en términos de administración pública.

A la lenta recuperación del sector tras el impacto de la pandemia del Covid-19, que ocurre sin apoyos del gobierno federal, se sumó la medida que permite a las cuatro aerolíneas mexicanas (Aeroméxico, Volaris, VivaAerobus y Aeromar) continuar con sus operaciones actuales hacia EU (principal mercado emisor de turistas a México), pero se prohíben nuevos servicios, rutas y la operación de códigos compartidos.

En contraste, las 13 firmas estadunidenses vigentes (lideradas por American Airlines) no tienen ningún tipo de restricción mientras dure la degradación (en el 2010 ocurrió la misma situación y México tardó cuatro meses en volver a la categoría inicial).

En la víspera, el Presidente Andrés Manuel López Obrador refirió que de anunciarse el cambio de categoría éste no dañaría a la aviación local, por estar enfocada en el mercado interno, y que no era un tema delicado.

Sin embargo, durante la tarde de este martes, participantes del sector manifestaron lo contrario y coincidieron en su deseo de colaborar con la autoridad con su experiencia para remediar la situación.

La Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), en un comunicado, hizo un llamado urgente al Gobierno Federal y AFAC para tomar las medidas técnicas, humanas y presupuestales necesarias que permitan recuperar la categoría previa y disminuir la grave afectación a la industria nacional, los empleos y la contribución al PIB de México.

Para el presente año, la agencia recibió un presupuesto de 379.7 millones de pesos, el 21.6% menor al del 2020 y el 37.9% inferior al del 2018, último año de la anterior administración.

“A pesar de los enormes esfuerzos realizados por la industria para superar los graves efectos de la crisis del Covid-19, las consecuencias de la degradación a la autoridad aeronáutica de México son graves e implican un impacto adicional que afectará severamente la recuperación de las aerolíneas nacionales y al comercio entre ambos países”, se informó.

Por su parte, el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), Juan Fernández, consideró que es lamentable e irresponsable que se haya permitido, por parte de las autoridades aeronáuticas de nuestro país, que la FAA haya degradado a México.

La decisión, dijo, llegó en un pésimo momento, cuando el turismo mexicano apenas está comenzando su recuperación, porque entre otras cosas se pierde conectividad.

*SCT mira pronto el regreso

En su notificación a México, la FAA dijo que hizo una evaluación a la AFAC de octubre del 2020 a febrero del 2021 y se identificaron áreas de incumplimiento de los estándares mínimos de seguridad establecidos por la OACI en su Evaluación de la Seguridad de la Aviación Internacional (IASA, por sus siglas en inglés)

“Una calificación de categoría 2 significa que las leyes o regulaciones del país carecen de los requisitos necesarios para supervisar a las compañías aéreas del país de acuerdo con las normas internacionales mínimas de seguridad, o que la autoridad de aviación civil carece de una o más áreas, como experiencia técnica, personal capacitado, antecedentes mantenimiento, procedimientos de inspección o resolución de problemas de seguridad”, se detalló.

Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) detalló que durante la auditoría acompañaron a los especialistas internacionales en materia de seguridad aérea, lo que permitió atender cabalmente en tiempo y forma los hallazgos identificados, aunque reconoció que en ese tiempo la AFAC operaba apenas con una cuarta parte de su personal y en medio del importante rebrote de la pandemia de Covid-19.

La dependencia confía en el pronto regreso categoría 1, aunque la experiencia en dicho asunto refiere un periodo de entre cuatro y seis meses.

“De acuerdo con el formato de revisión dispuesto por la FAA, un número importante de las evidencias documentales, fueron entregadas durante las últimas tres semanas, por lo que es posible que los auditores de ese organismo pudieran no haber valorado a profundidad y cabalidad dichos testimonios. A título de ejemplo, el pasado 20 de mayo se actualizó la Ley de Aviación Civil, aprobada por el Congreso de la Unión y publicada en el Diario Oficial de la Federación”, explicó la SCT.

Oportunidad para aviación

El analista de aviación, Carlos Torres, destacó que la actual degradación es una muestra de la falta de interés del gobierno federal en temas de aviación, como ha quedado demostrado en los últimos 11 años con gobiernos federales de tres partidos políticos distintos.

“Aunque ya se esperaba, no deja de ser una mala noticia porque volvemos a repetir la historia. Han pasado los años y se han acumulado los males. Se ha confiado que los temas de seguridad corresponden únicamente a las aerolíneas comerciales, pero no. Considero que es un buen momento para dar la importancia al sector”, agregó.

A pesar de su apuesta, el experto tiene claro que para el actual gobierno los temas de aviación se limitan a la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y su relación con los aeropuertos de Toluca y Ciudad de México.