La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideró de vital relevancia proteger y robustecer la legitimidad e independencia del Poder Judicial de la Federación (PJF), en el marco de la iniciativa de ley recién presentada.

“Juega un papel crucial en la democracia mexicana, al ser el contrapeso institucional encargado de garantizar el equilibrio entre los poderes del sistema político y de que prevalezca el Estado de Derecho”.

Explicó que tras la reforma judicial presentada el pasado 12 de febrero por el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, confía en que la iniciativa “tendrá como principal objetivo el fortalecer al Poder Judicial de la Federación”.

En los últimos años, dijo la Confederación, la SCJN se ha caracterizado por gozar de autonomía e independencia en su toma de decisiones respecto a acciones provenientes de alguno de los otros dos poderes.

Y resaltó que, cuando el Ejecutivo, el Legislativo, o bien autoridades de otros órdenes de gobierno se han excedido en el ejercicio de sus tareas públicas, son los jueces, magistrados y ministros quienes han intervenido para defender los derechos humanos, la constitucionalidad y la legalidad.

En la opinión del organismo empresarial, la nueva reforma modernizará a la de 1994, “debido a que la impartición de justicia aún tiene importantes márgenes de mejora, principalmente en lo que refiere a los casos de corrupción y nepotismo, en los que la impunidad ha sido una constante”.

La Coparmex expuso en un comunicado que estará atenta al cumplimiento irrestricto de los cinco ejes de la iniciativa, y que presentará el titular del Poder Ejecutivo ante el Congreso de la Unión, como son fortalecer las facultades del Consejo de la Judicatura de la Federación para combatir con mayor eficacia la corrupción, el nepotismo, la impunidad y el acoso sexual en el Poder Judicial.

Además, agregó se busca generar un nuevo perfil de jueces y juezas más cercanos a la gente, más capacitados y más sensibles, al tiempo de establecer una escuela judicial.

Asimismo, avanzar en la paridad de género para que existan más y mejores mujeres en más y mejores cargos en el Poder Judicial; y establecer un nuevo perfil de defensores públicos que sean verdaderos abogados de los pobres que logren llevar la justicia a los rincones más alejados del país.

En la Confederación, añadió, “estamos listos para sumarnos al diálogo nacional que permita concretar una reforma de Estado en materia de justicia, que permita consolidar el papel de contrapeso del Poder Judicial y garantizar una impartición de justicia eficaz y de fácil acceso para todos los mexicanos”.