Las ventas de productos de consumo masivo en Argentina registraron en julio un incremento de 1.7% en comparación al mismo mes del año anterior, y de esta manera cortó una racha de catorce meses consecutivos en caída en la comparación interanual.

Pese a esta mejora, en el acumulado de los primeros siete meses del año el consumo de alimentos, bebidas, productos de limpieza e higiene se mantiene un 6.2% por debajo del nivel que tenía en el mismo período del año anterior. De acuerdo al relevamiento mensual de la consultora Scentia, tras el piso de caída de marzo (-18.3%) y tres meses seguidos de desaceleración de las bajas, en julio se registró un incremento de 1.7%, impulsado por las mejoras en bebidas con alcohol y sin  alcohol, impulsivos y alimentos perecederos más congelados.

Allí se registraron subas que van del 13.3% en bebidas alcohólicas y 10.3% en no alcohólicas, mientras que los perecederos marcaron una suba de 5.9% interanual y los impulsivos el 6.8 por ciento.

En contraste, los alimentos cayeron -2.2% respecto de julio de 2020, los productos para desayuno y merienda el -1,1%, productos de higiene y cosmética -1.5% y productos de limpieza para ropa y hogar el 0.9 por ciento.

En cuanto a los canales, continúa la tendencia de los últimos meses, en los que las cadenas de supermercados muestran una variación positiva, en este caso de 5.4% interanual en el total país, con mejor desempeño en el interior (5.8%) respecto del AMBA (5.1%). Los autoservicios independientes registraron una baja de 1.4% en el promedio nacional, con retroceso en el AMBA de 9.8%, compensado parcialmente con el avance de 4.3% en las ventas en el interior del país.