Bogotá.- En este 2016 se cumplen nueve años desde que el ahora senador, Álvaro Uribe, intentó realizar la primera venta del porcentaje mayoritario de Isagen. Este proceso fue frenado en más de cinco ocasiones por la justicia colombiana ya que no eran claras las razones de la enajenación o la destinación del dinero.

Hoy, y después de que se levantaron las más recientes medidas cautelares, dándole la autorización al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos de vender 1.571 millones de acciones a $4.130, las empresas que presentaron sus pólizas y quedaron inscritas para participar en la subasta del próximo miércoles son la chilena Colbún y el fondo canadiense Brookfield Asset Management (BAM), a través de las sociedades denominadas Consorcio del Pacífico y BRE Colombia Investments, respectivamente.

NOTICIA: Venta de Isagen brinda oxígeno en Colombia

Ahora, más allá de conocer quienes son estas empresas, la clave en la subasta según algunos comisionistas es saber las razones fundamentales de su interés en Isagen para saber que tanto estarán dispuestas a ofertar para quedarse con el 51.67 por ciento.

Para Camilo Silva, socio fundador de Valora Inversiones, es fundamental analizar la ubicación estratégica de Colombia ya que tiene, no solo la disponibilidad para conectarse con Centro y Sur América, sino una de las capacidades hidroeléctricas más fuertes de la región, lo que fácilmente y con la inversión adecuada podría derivarse en ser exportador de energía para el centro del continente que tiene un gran déficit de electricidad limpia y económica.

Además, para el analista es fundamental conocer que posiblemente en 2019 se ejecutaría el proyecto de conexión de ISA con el país vecino.

Ahora, para Jaime Pedroza, analista de energía de Credicorp Capital, esta sería una meta pero a largo plazo, ya que como el proyecto pasa por el tapón de Darién el desarrollo podría tomarse más tiempo.

Según recientes declaraciones del gerente de Etesa (empresa de transmisión eléctrica en Panamá) la ruta para el proyecto tiene una nueva alternativa que no pasa por zonas protegidas, por lo que el interés sigue latente.

NOTICIA: Colombia aprueba plan de desarrollo por 295,000 mdd

Siendo así, para Colbún, que ha sido más abierto con sus intensiones de inversión, Isagen sería el paso siguiente para consolidar sus activos en la región, después de adquirir plantas en Perú.

Además, según los expertos, se pondría a la par de sus competidores en Chile, Enersis (del grupo Enel) y AES Gener (dueña de Chivor) que ya tienen presencia en Perú (Enel) y Colombia.

Adicionalmente, según Pedroza, el mercado colombiano y la demanda de energía del país tiene un gran potencial. El marco legal es estable y reconocido internacionalmente. Además, y a pesar la coyuntura, Colombia sigue siendo interesante, ya que si bien las perspectivas no son tan altas, hay factores que podrían potenciar el crecimiento del PIB, lo que es un indicio de que la demanda debería seguir un ritmo similar , explicó.

Otro tema atractivo de Isagen, es que a pesar de que se considera que el precio mínimo es alto, al comparar los múltiplos de compañías similares, se pensaría que las interesadas podrían implementar eficiencias de sus otras centrales en el mundo, para que las paisa traiga mucho más rendimientos de los que da hoy.

Demandas, rechazo y tutelatón

Después de que se pusiera el acelerador a la venta de Isagen, y en medio de vacancia judicial, los representantes de la Red de Justicia Tributaria señalaron que la única manera de frenar el proceso sería por medio de una tutela, por lo que alistan una tutelatón. Adicionalmente, al rechazo se unieron voces de varios senadores, que ya habían enviado una carta a las compañía interesadas explicando que había rechazo y problemas jurídicos en la transacción. Finalmente, la delegación de las Farc desde Cuba aseguró que habría alza de tarifas e inflación por la venta y por medio de trinos de oposición de Félix Muñoz, alias ‘Pastor Alape’, quedó en el aire que la venta traería consecuencias al desarrollo de los diálogos.