La plataforma electrónica de transporte Cabify anunció a través de un comunicado que ante la noticia sobre los procedimientos por infracciones a la Ley Federal del Consumidor, difundida el 11 de julio pasado por la Profeco, se compromete a realizar acciones en beneficio de los usuarios.

Estas acciones incluyen mejorar la forma de transmitir mensajes a través de sus diferentes canales de comunicación, informar a los usuarios en qué casos es reembolsable un ticket de servicio, incentivar a los usuarios para que consulten las tarifas y dar a conocer cualquier cambio en las mismas y desactivar a usuarios y conductores que no cumplan los protocolos de la plataforma.

“En relación con el comunicado de prensa de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en donde menciona que inició procedimientos por infracciones a la Ley Federal del Consumidor en contra de las plataformas electrónicas, Cabify que busca mejorar la calidad de vida de los habitantes, se compromete a realizar acciones en beneficio de los usuarios”, refiere el comunicado enviado por la compañía.

La Profeco impuso la semana pasada multas que suman hasta 6.48 millones de pesos a las empresas tecnológicas de transporte Uber, Cabify e EasyTaxi. Las tres compañías aplicaron en México un contrato con “prestaciones desproporcionadas, inequitativas y abusivas en perjuicio de sus consumidores”, de acuerdo con la institución encargada de proteger a los consumidores.

En el caso de Cabify, la Profeco indicó que “este proveedor establece de manera unilateral que las tarifas cobradas no serán reembolsables, así como, que en los periodos de mayor demanda establecerá un costo mayor variable, sin definir con claridad qué criterios se utilizarán para esta consideración”.

En sus términos y condiciones, Cabify refiere que “las tarifas cobradas no serán reembolsables. Las tarifas, sus actualizaciones, y condiciones de uso estarán disponibles en todo momento en la Aplicación y/o Sitio Web y están sujetas a posibles modificaciones” y añade que “el usuario acepta que en los periodos de mayor demanda se cobre un costo adicional variable”.

La Ley Federal de Protección al Consumidor  indica en su artículo 7 bis que “el proveedor deberá informar de forma notoria y visible el monto total a pagar por los bienes, productos o servicios que ofrezca al consumidor y que dicho monto deberá incluir impuestos, comisiones, intereses, seguros y cualquier otro costo, cargo, gasto o erogación adicional que se requiera cubrir con motivo de la adquisición o contratación respectiva, sea ésta al contado o a crédito”.

La compañía manifestó que en más de cinco años en el país, Cabify sólo registró dos casos de quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor.

Según información dada a conocer por El Economista en septiembre del 2017, hasta el 15 de agosto del mismo año, la Profeco había registrado 52 quejas en contra de Uber mientras que había cero registros a nombre de Cabify.

Sobre Uber, la Profeco indicó que “Uber viola lo establecido por la ley de la materia, al no señalar un domicilio, teléfono y demás medios de contacto en el país para aclaraciones o reclamaciones por la aplicación de cobros de servicios adicionales sin la autorización expresa del consumidor (tarifa de reparación, limpieza o cargos por objetos olvidados)”.

La procuraduría también señaló como falta el hecho de que en cualquier controversia entre un usuario y Uber, las partes se deban “someter al arbitraje o a la mediación, establecidos en la legislación de Amsterdam, Países Bajos y en lengua inglesa”. Uber respondió a lo difundido por la Profeco a través también de un comunicado en el que refirió que en cumplimiento a la resolución de la procuraduría, realizaron los ajustes en su comunicación publicitaria.

Mientras que Uber detalló que la imposición de multas no considera el modelo de negocio de la compañía y que evaluará tomar acciones correspondientes, Cabify manifestó su compromiso de mejorar la protección al consumidor a través de la tecnología y fomentar un diálogo para crear regulaciones “que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas”.

“La compañía manifiesta su compromiso, como empresa de redes de transporte, de mejorar las prácticas de protección al consumidor, a través de la tecnología. Ante esto, el objetivo de Cabify es fomentar un diálogo abierto y plural que contribuya a transformar la movilidad de las ciudades, trabajando de la mano con gobiernos, asociaciones civiles y representantes de la sociedad, para la creación de regulaciones incluyentes y justas que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas”, indicó la compañía.

Acciones tomadas por Cabify

  1. Mejorará la forma de transmitir mensajes a través de sus diferentes canales de comunicación, siendo aún más transparentes con el servicio que ofrecen de intermediación y mostrando todo lo que ello implica.
  2. Informará a los usuarios en qué situaciones es reembolsable un ticket de servicio, y les explicará cómo pueden solicitar dicho reembolso.
  3. Incentivará a los usuarios para que consulten las tarifas que siempre han estado a disposición del usuario. Además, reitera su compromiso con los usuarios para darles a conocer cualquier cambio en las mismas.
  4. Seguirá desactivando a usuarios y/o conductores que no cumplan con los protocolos de la plataforma, con el fin de contribuir a mejorar la experiencia durante el viaje. 

   rodrigo.riquelme@eleconomista.mx