La Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó este miércoles 18 de diciembre prorrogar por cinco años el plazo que tiene Petróleos Mexicanos (Pemex) para cumplir con una norma que le exigía producir, distribuir y vender diésel limpio en todo el país.

Pemex ha librado todo el año una batalla en tribunales para postergar la aplicación de la norma ante la falta de infraestructura para producir combustible con menos contenido de azufre.

El órgano de gobierno del CRE aprobó la ampliación del plazo para Pemex en una sesión de apenas unos minutos transmitida por internet sin dar razones sobre la decisión.

Con la resolución, la empresa puede seguir comercializando diésel de ultra bajo azufre (DUBA) solamente en las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey, así como en la frontera norte hasta diciembre de 2024, mientras que en el resto del país puede distribuir diesel sucio, de hasta 500 partes por millón de azufre.

El gobierno considera que será a fines del 2024 cuando existirán las condiciones técnico-operativas para garantizar la disponibilidad de DUBA en todo el territorio, según un oficio visto por Reuters y enviado por la subsecretaría de Hidrocarburos a la CRE la semana pasada, exhortándola a aplazar la entrada en vigor de las especificaciones sobre diesel.

El subsecretario de Hidrocarburos, Miguel Maciel, recomendó al regulador aplazar el uso de DUBA en todo el país a fin de crear condiciones para que Pemex pueda cumplir con la medida más adelante.

"Al no contar con la infraestructura necesaria para producir DUBA, se encontraba imposibilitada para cumplir de manera inmediata" la norma de 2016, dice el oficio dirigido a Miguel Rincón, secretario ejecutivo de la CRE, el 11 de diciembre.

El documento agrega que Pemex TRI informó que por falta de recursos se suspendieron los proyectos para producir diesel en la refinería de Cadereyta, así como en el resto del sistema nacional de refinación, que tenía un avance promedio del 9 por ciento.

La CRE, Pemex y la Secretaría de Energía no respondieron de inmediato a peticiones de comentarios de Reuters.

De esta norma depende otra ambiental que establece que a partir del 31 de diciembre de 2020 los autobuses y camiones fabricados en México e importados deberán operar exclusivamente con DUBA, porque la industria requiere garantías en la oferta de este diesel antes de invertir en las adecuaciones necesarias.

México importa grandes cantidades de combustibles de Estados Unidos, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que buscará frenar esa dependencia modernizando las seis refinerías de Pemex y con la que se ha empezado a construir en el sur del país. 

 

kg