El presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), Luis Munguía, sostuvo que hay evidencias que muestran que “el problema que vivimos de inflación no está relacionado con factores internos. Aunque algunas personas crean que el salario mínimo podría influir están equivocados. La evidencia muestra que el salario mínimo no ha tenido impacto en los precios”.

Lo anterior, luego de que este 25 de noviembre se instaló en sesión permanente el Consejo de Representantes de la Conasami para iniciar con el proceso de fijación de los salarios mínimos generales y profesionales que tendrán vigencia a partir del 1 de enero de 2022.

Cabe señalar que las negociaciones se dan en un marco en el que la inflación se ubicó en arriba de 7% en los primeros 15 días de noviembre; “es buen momento para hablar de la inflación en México. Hay mucha especulación y desconocimiento de las causas. La inflación se debe a las fallas en las cadenas de suministro; además, la inflación de México está muy ligada a la de Estados Unidos, ya que ambos países importamos y compartimos casi las mismas cadenas de suministro”, dijo en redes sociales.

Por tanto, el presidente de Conasami destacó que “hay que tener cuidado sobre las expectativas que tenemos sobre la inflación. No podemos esperar a que ésta se reduzca de manera efectiva con tasas de interés altas o con un salario mínimo menor, ya que los factores externos tienen un peso mucho mayor en los precios”.

De acuerdo con el reporte que se entregó a los representantes obreros y patronales que integran la Conasami, destaca que durante los primeros 10 meses del año, los salarios mínimos presentaron una recuperación de su poder adquisitivo de 8.7% que se compara con el incremento nominal de 15% que recibieron al inicio del año. Es decir, 6.3% del incremento fue desplazado por el incremento de precios que ha presionado desde finales del primer trimestre del año.

Vale la pena destacar que de 2018 a 2021 el salario mínimo se ha incrementado 60.4%, al pasar de 88.36 a 141.70 pesos diarios en el área “Resto del país”; mientras que en el área “Zona Libre de la Frontera Norte” el incremento ha sido de 141.5% para quedar en 213.39 pesos diarios. Descontando la inflación los incrementos han sido de 43 y 115.3%, respectivamente. Se estima que los incrementos han beneficiado a casi 4.5 millones de trabajadores que cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En tanto, la propuesta que presentó en su conjunto el sector obrero, está con una demanda de 25% de incremento, pero sobre todo de que se aplique el mismo porcentaje de aumento a los salarios mínimos profesionales, los cuales ya se han rezagado.

En lo que respecta al sector patronal, se espera que presente su propuesta, de lo que puede ofrecer a los trabajadores como incremento, ante el seno de la Conasami, a fin de que las negociaciones se lleven a cabo.

kg