Telefónica anunció su plan de reestructura con el cual busca, entre otras cosas, convertirse en una empresa de telecomunicaciones digital y aumentar sus ingresos por este concepto.

César Alierta, presidente de Telefónica, detalló que son cuatro pilares básicos en los que está basada la estrategia de la compañía: aumento de ingresos, modernización de las redes y los sistemas, mayor eficiencia y reforzamiento de su liderazgo.

Para ello, Telefónica puso en marcha una nueva organización, aprobada ayer por el Consejo de Administración de la compañía, orientada totalmente al cliente, que incorpora la oferta digital en el foco de las políticas comerciales.

De acuerdo con la compañía el esquema dará más visibilidad a las operadoras locales, acercándolas al centro de decisión corporativo, simplifica el organigrama global y refuerza las áreas transversales para mejorar la flexibilidad y la agilidad en la toma de decisiones.

El nuevo modelo integra las actividades desarrolladas hasta ahora por Telefónica Digital, Telefónica Europa y Telefónica Latam en el Centro Corporativo Global, simplificando así la organización.

La firma española busca aumentar sus ingresos mediante la ampliación de la oferta comercial a nuevos servicios del mundo digital.

Para la modernización de las redes y los sistemas intensificará el despliegue de fibra y LTE; en cuanto a la eficiencia, ésta será a través de la simplificación y la reducción de costos y el mantenimiento de la disciplina financiera, con priorización de la inversión en proyectos de crecimiento que generen más valor.

Buscará también reforzar su liderazgo en el ecosistema digital, mediante el impulso de un nuevo posicionamiento público que permita reestablecer el equilibrio en la cadena de valor del hipersector.