El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) urgió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a que se otorguen apoyos fiscales a las empresas para evitar a toda costa el recorte de puestos de trabajo y la caída de la actividad económica, para ello —mencionó— es indispensable que se abandone el objetivo de lograr 1% del Producto interno bruto (PIB) de superávit primario.

En este momento de retos inéditos —como lo es la pandemia del Covid-19—, el gobierno debe liberar los recursos para ser utilizados en los apoyos a la reactivación de la economía, para que se les entregue a los empleados al menos un salario mínimo durante el periodo de la pandemia Covid-19. “Si es necesario, tomar deuda de una forma responsable”, conminó Carlos Salazar, presidente del CCE.

Aun cuando el presidente de México anunció que no dará incentivos fiscales ni bajará impuestos, dichas prácticas ya son implementadas en muchos países en el mundo, incluido nuestro vecino del norte, con el propósito de no frenar la actividad económica.

Frente a la problemática de la pandemia del Covid-19 en México, el CCE ha propuesto al gobierno federal una serie de medidas contundentes e inmediatas para evitar la disminución drástica de la inversión, apoyar a las pequeñas y medianas empresas y preservar el empleo de 21 millones de mexicanos.

En un documento de propuestas con 10 puntos relevantes para mantener a flote la economía mexicana y preservar el empleo, Carlos Salazar, presidente del CCE, destacó que los planteamientos se agrupan en cinco frentes: asegurar liquidez al mercado interno, estimular el consumo privado, facilitar y estimular la inversión privada, elevar consumo e inversión del sector público y dar señales positivas a los mercados internacionales.

Las medidas incluyen un amplio número de medidas económicas, fiscales y administrativas “que nos permitan fortalecer nuestra economía para sobrellevar la etapa de crisis”.

“Creemos que todas estas medidas, tanto las de corto plazo como las de mayor profundidad, ayudarán a contener los efectos económicos de la pandemia que enfrentamos y contribuirán a conservar el empleo y a dar liquidez a personas y empresas, para crear las condiciones de recuperación del crecimiento económico”, estableció.

Por su parte, el dirigente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, exigió al presidente Andrés Manuel López que “sin regateos” enfrente y actúe decididamente ante el problema del coronavirus, a fin de combatir los efectos, a través de un ejercicio fiscal coordinado sin que impliquen costos en la materia.

A través de una carta enviada al jefe del Ejecutivo y previo a sesionar el Consejo de Salubridad general, el presidente de la industria nacional sentenció que “la ortodoxia no funcionará, se requiere una visión integral que atienda la realidad mexicana. “El problema ya llegó al desempleo, por lo que existe un alto riesgo de que eso detenga al consumo y conduzca, por lo tanto, a una recesión”, alertó.

Cervantes se pronunció porque el gobierno refuerce la protección y seguridad de las unidades de transporte en todas las carreteras e infraestructuras de transporte a nivel nacional, que destrabe la inversión privada en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, mediante la simplificación de trámites y expedición de licencias de construcción, pero sobre todo que establezca una mesa de concertación de alto nivel para evaluar semanalmente el entorno económico y los riesgos que existen.

En tanto, el líder de la Concamin urgió a las autoridades hacendarias a facilitar la devolución de saldos a favor del Impuesto al valor agregado y el otorgamiento de permisos IMMEX para que la banca de desarrollo reactive el factoraje con líneas suficientes a través de todo el sistema bancario, así como desarrolle mecanismos ágiles de financiamiento para mantener los flujos operativos de las empresas. Mientras que se garantice el pago de los gobiernos a sus proveedores, tanto el federal como los estatales y municipales.

Urge plan de acción: Concanaco

En riesgo, 10 millones de empleos en comercio y servicios

Los sectores comercio, servicios y turismo, que representan alrededor de 66% del empleo, ya comenzaron a tener afectaciones por la situación sanitaria. La presencia del coronavirus (Covid-19) amenaza la conservación y generación de puestos de trabajo, advierte la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

La mayoría de las unidades económicas que integran estos sectores son micros, pequeñas y medianas empresas (mypymes); hoy el Covid-19 pone en riesgo su continuidad y, con ello, el empleo que generan. Por ello, José Manuel López Campos, presidente de la Concanaco, considera que se debe diseñar un plan para blindar a los pequeños negocios y evitar la pérdida de puestos de trabajo. Tan sólo en el turismo hay 10 millones de empleos entre directos e indirectos, quizá no todos, pero una parte importante está en riesgo.

“Tenemos que empezar por reconocer que sí es una situación de emergencia y que sí es una situación grave, no solamente la contingencia por el virus, sino las consecuencias que va a tener para la economía. No podemos dejar de ver que en otros países ya están anticipándose para la recuperación económica”, expone López Campos, presidente de la Concanaco, en entrevista. (Con información de Gerardo Hernández)

El decálogo de medidas que plantea el CCE

1 Garantizar la liquidez en el mercado financiero.

2 Abandonar el objetivo de lograr 1% del PIB de superávit primario.

3 Anunciar de inmediato el plan de inversiones del sector privado en el sector energético.

4 Permitir la depreciación acelerada automática de activos fijos.

5 Compromiso para la preservación del empleo.

6 Respetar de forma irrestricta el Estado de derecho.

7 Realizar los pagos pendientes a proveedores de CFE y Pemex.

8 Efectuar devoluciones pendientes de IVA a las empresas y restaurar la compensación universal.

9 Conformar un equipo con representación tripartita para seguimiento de crisis.

10 Programas de garantías a sectores afectados.

[email protected]