El umbral del consumo básico doméstico de energía eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se redujo desde el 2013, de manera que la baja decretada por la estatal para el 2015 es real, pues resulta de la comparación de los precios de un mismo intervalo de consumo, aclararon fuentes de la estatal.

En el 2013, dicho umbral bajó de 140 a 75 kilowatts (kW) por hora, por lo que el consumo básico quedó acotado a un monto casi 50% menor ese año respecto del 2012. Sobre ese rango de hasta 75 kilowatts hora será aplicada una reducción en precio de 1.9% en el 2015, al pasar de 0.825 a 0.809 pesos por kilowatt hora.

De acuerdo con el asambleísta del Distrito Federal por el PRD, Alejandro Ojeda Anguiano, dicha reducción resulta irreal, pues venía aparejada con el achicamiento del rango de consumo básico (al que se aplica una tarifa subsidiada), por lo que la estatal aclaró que la redefinición del intervalo se dio desde hace un año.

Una vez que los usuarios sobrepasan el umbral del consumo básico, la tarifa que les es cobrada a partir del primer kilowatt hora adicional se incrementa, por lo que el subsidio se va diluyendo.

En el 2012, la tarifa 1 para consumidores domésticos fue de 0.73 pesos por los primeros 75 kilowatts hora y de 0.89 pesos por cada unidad adicional consumida, pero al pasar de 140 kilowatts hora, el consumo intermedio se incrementó otra vez hasta llegar a 75 y luego a 50 kilowatts hora adicionales, hasta alcanzar una tarifa por consumo excedente de 2.6 pesos por unidad adicional consumida.

A partir del 2013 se eliminó el umbral de 140 y se catalogaron los primeros 75 kilowatts hora como consumo básico, a una tarifa de 0.75 pesos, los siguientes 65 como intermedio y los que siguieron como excedente, con un precio de 2.7 pesos por kilowatt hora.

Cabe destacar que en el 2014 no hubo modificaciones y también hubo incrementos interanuales, con el consumo básico a una tarifa de 0.79 pesos y el excedente hasta 2.8 pesos por kilowatt hora. Lo anterior implica un incremento de 5.3% en el consumo básico y de 3.7% en el excedente.

En enero del 2015 la tarifa bajó, a pesar de que ha aumentado el consumo de diésel y carbón para generación termoeléctrica, combustibles cuyo precio también es más alto, según la Secretaría de Energía.

kgarcia@eleconomista.com.mx