Durante el sexto mes del 2021 la actividad industrial en México registró un freno a la recuperación pospandemia, sumando tres meses con dificultades para incrementar sus niveles. 

Este junio se presentó un retroceso de 0.5% en el Indicador Mensual de Actividad Económica, respecto del mes previo, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Los niveles registrados de actividad de las industrias mexicanas confirman que la reactivación continúa presionada por factores externos e internos.

Todos los subsectores industriales (manufacturas, construcción, minería y electricidad/gas/agua) mostraron caídas importantes durante junio. Adicionalmente, aunque sí existe una recuperación respecto del 2020, todavía no se alcanzan los niveles prepandémicos. 

El sector que mostró la mayor pérdida de dinamismo fue la construcción, que sólo de mayo a junio cayó 2.0 por ciento. Por su parte, la minería se contrajo 0.8% y el sector energético, de gas y agua registró un retroceso de 0.5 por ciento. 

El sector de las industrias manufactureras fue el menos afectado con una caída de 0.1% en este lapso. 

En el análisis interanual sí es posible observar crecimientos significativos; por ejemplo, durante junio la actividad industrial nacional creció 13.6%, pero este avance sólo es un rebote después de que este mes del 2020 fuera uno de los registros más bajos históricos por el cierre de actividades como medida sanitaria. 

Se observa también que los rebrotes de la pandemia Covid-19 han sido un factor importante de presión para la recuperación económica. En enero del 2021, cuando se alcanzaron los peores registros de contagios y hospitalizaciones, la actividad industrial volvió a caer después de recuperarse todo el segundo semestre del 2020.  

Ahora, en los primeros meses del año había registrados modestos avances que se han ido pausando conforme vuelven a aumentar los números de la pandemia. El proceso de vacunación universal ha sido clave para evitar nuevos confinamientos totales de la actividad y operación industrial.

La reactivación de estas actividades (las secundarias) es fundamental para el dinamismo total de la economía de México, ya que representan cerca del 3 de cada 10 pesos del PIB nacional y dan empleos a cerca del 25% de los trabajadores en el país.