La industria automotriz afirmó que se encuentra en franca recuperación, por lo que prevé un segundo semestre para la compra de vehículos pesados que podría lograr 34,000 unidades; aunque la cifra todavía está “muy lejos” del potencial de ventas del sector estimado en 70,000 unidades anuales, sostuvo Guillermo Rosales, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

“Tenemos confianza en que la expectativa de ventas supere las 32,000 unidades, y que esa cifra estimada se quede corta y pueda lograr las 34,000 unidades (al cierre del 2021)”, expresó Rosales en conferencia de prensa virtual.

La proyección de AMDA es que las distribuidoras de vehículos pesados comercialicen entre 31,037 y 32,142 unidades para el cierre del 2021, que representaría incremento de 14.8% y 18.9% contra el año 2020, según las estimaciones econométricas del sector.

Aunque de continuar la recuperación económica, el crecimiento de la manufactura y las exportaciones a Estados Unidos, la confianza entre los inversionistas y el avance en la vacunación contra el Covid-19 “vemos un segundo semestre con mejor comportamiento”.

Sin echar las campanas al vuelo, abundó: “No debemos ubicar un optimismo desbordado, pues las estimaciones de AMDA apunta que se podrían comercializar por arriba de las 32,000 unidades comerciales pesados en 2021. Pero con el escenario previsto nos dan la condición de lograr esta cifra, aunque todavía esta recuperación no alcanzar para revertir el efecto negativo que tuvo el 2020”.

El director de la AMDA mencionó que estaremos lejos de las cerca de 40,000 unidades comercializadas en 2019, muy lejos de lo que fue récord 2007 arriba de 57,000 y más distantes del potencial del mercado mexicano (de 67,000 unidades).

Hay factores que están teniendo un comportamiento mas favorable a lo inicialmente estimado que ha impacto al mercado automotor tanto a los ligeros, como a los pesados. La economía nacional crecerá por arriba del 5.5% y otros estiman que podría ser de hasta 7%, hay un motor fundamental que es el avance de la economía norteamericana que demanda de mayor numero de manufacturas en México, lo que incide en los requerimientos de logística y transporte para generar esos movimientos de carga.

De acuerdo con Rosales, el avance en el proceso de vacunación ha permeado en una mejor confianza de los consumidores y los inversionistas, de los encuestados por el Inegi del sector transporte en mayo, que reflejan mejor confianza respecto a abril.

Expresó que existen un escenario disímbolo para la comercialización de unidades pesadas, ya que existen indicadores que favorecerán el ánimo del sector transportista como la ubicación en terreno positivo de la Inversión Fija Bruta en marzo pasado, después de 25 meses en cifras negativas, a esto también se suma el Indicador de Confianza en el sector transporte que incrementó 43.8% en mayo pasado respecto a 2020. En contraste, se tiene la alta demanda de tractocamiones en Norteamérica, que está haciendo compleja la disposición de equipos para nuestro país.

rrg