El viernes pasado, las autoridades turcas arrestaron a cuatro personas de la plataforma de intercambio de criptomonedas Vebitcoin como parte de una investigación por fraude.

Vebitcoin, la cuarta plataforma por volumen de transacciones más importante en Turquía, anunció a través de un comunicado, el cese de sus operaciones, dejando a miles de usuarios sin poder realizar transacciones.

La empresa alegó que la decisión se debía a una “tensión financiera no especificada”, posiblemente causada por un número inusualmente alto de retiros ocurridos ante el anuncio de la próxima prohibición de criptomonedas en Turquía.

Ante este hecho, fueron detenidos Ilker Bas, director ejecutivo de Vebitcoin, su esposa y socia comercial, así como otros dos empleados de la plataforma. Asimismo fueron bloqueadas sus cuentas bancarias.

“Tras las operaciones de registro e incautación llevadas a cabo en la sede de la empresa y en algunos domicilios, cuatro personas, entre directores y empleados de la empresa, fueron detenidas. La investigación llevada a cabo por la Dirección de la rama de delitos cibernéticos del Departamento de Policía de Muğla se lleva a cabo de manera multifacética y meticulosa”, informaron autoridades turcas en un comunicado.

Se calcula que Vebitcoin tenía casi 60 millones de dólares en volúmenes comerciales diarios antes de su colapso.

Thoedex, la primera en caer

Los arrestos siguen un patrón similar al registrado después del cierre de otra plataforma, Thodex. A mitad de la semana pasada, Thodex anunció que estaría unos días inactiva mientras cerraba un trato de índole internacional. Luego se supo que su fundador, Faruk Fatih Özer, voló precipitadamente a Tirana, presuntamente con 2,000 millones de dólares, aunque ante las autoridades albanesas declaró menos de 300,000.

La policía emitió más de 75 órdenes de arresto y detuvo a 62 en relación con una posible fraude.

Thodex captó en su último día de operaciones más de 500 millones de dólares. Últimamente, había multiplicado sus ingresos, al vender una criptomoneda en particular por una cuarta parte de su valor de mercado, levantando sospechas.

Uso se prohibirá

Los arrestos y cierres se producen después de que sorpresivamente el recién nombrado gobernador del banco central de Turquía anunciara que se prohíbe el uso de las criptomonedas como método de pago en el país; regulación que entrará en vigor este viernes 30 de abril.

Algunos turcos han recurrido a las criptomonedas como una forma de proteger sus ahorros de la inflación vertiginosa y el debilitamiento de su moneda, la lira. Pero ha habido crecientes pedidos de regulación del mercado debido a las preocupaciones sobre la actividad fraudulenta.

valores@eleconomista.com.mx