Togo, es el país número 140 que se ha unido al Marco Inclusivo de la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BEPS) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el cual busca abordar los retos fiscales derivados de la digitalización de la economía. Además, el país africano, es la nación 134 en aceptar el acuerdo del impuesto mínimo global de 15% que se implementará en el 2023.

"Colaborando en igualdad de condiciones con todos los demás miembros del Marco Inclusivo, Togo participará en la aplicación del paquete de 15 medidas BEPS para hacer frente a la evasión fiscal, mejorar las normas fiscales internacionales y garantizar un entorno fiscal más transparente", detalló la OCDE en un comunicado.

Con respecto a la lucha contra la evasión fiscal por parte de las empresas multinacionales, Togo también se ha adherido al plan de dos pilares para reformar las normas fiscales internacionales y garantizar que las empresas multinacionales paguen una cuota justa de impuestos donde sea éstas que operen.

"Estoy encantado de dar la bienvenida a Togo al Marco Inclusivo BEPS como su miembro número 140. También es el miembro número 134 que participa en el histórico acuerdo de fiscalización digital que garantiza que las empresas multinacionales paguen una parte justa de impuestos allí donde operan y generan beneficios", comentó el presidente de la OCDE, Mathias Cormann, en Twitter.

Con la llegada de Togo, ya son 25 países del continente africano que forman parte del Marco BEPS. Previamente, se aceptó a Angola, Benín, Botswana, Burkina Faso, Cabo Verde, Camerún, Congo, Costa de Marfil, Egipto, Gabón, Kenia, Liberia, Mauricio, Marruecos, Namibia, Nigeria, República Democrática del Congo, Senegal, Sierra Leona, Sudáfrica, Swazilandia, Yibuti y Zambia.

santiago.renteria@eleconomista.mx

rrg