El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo disminuyó la semana pasada a cerca de su nivel más bajo en 44 años, lo que apunta a un mayor ajuste del mercado laboral pese a que el crecimiento económico parece haber permanecido moderado en el primer trimestre del año.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 19,000, a una cifra desestacionalizada de 223,000, en la semana que terminó el 25 de febrero. Esto representa el nivel más bajo desde marzo de 1973, informó el Departamento del Trabajo de Estados Unidos.

Por su parte, economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los nuevos pedidos de solicitudes de subsidios por desempleo bajaran a 243,000 en la última semana.

Fue la semana número 104 consecutiva en la cual los pedidos de subsidios por desempleo permanecieron debajo de los 300,000, un umbral asociado con un mercado laboral saludable, y representa la racha más larga desde 1970, cuando el mercado laboral era mucho más pequeño. Ahora está en o cerca del pleno empleo, con una tasa de 4.8 por ciento.

Asimismo, el promedio móvil de cuatro semanas para nuevos pedidos, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, cayó en 6,250 a 234,250 la semana pasada, la lectura más baja desde abril de 1973.

También se mostró que el número de personas que aún recibe beneficios tras una semana inicial de ayuda se elevó en 3,000, a 2.07 millones, en la semana que terminó el 18 de febrero.

La mejoría del mercado laboral y la aceleración de la inflación podrían llevar a la Reserva Federal (Fed) a subir las tasas de interés este mes. Varios funcionarios de la Fed han sugerido, en los últimos días, que el banco central estadounidense podría elevar los costos de endeudamiento pronto.

El mercado laboral se está fortaleciendo y estamos cerca del pleno empleo. A la Fed le preocupa que el mercado laboral se sobrecaliente y eso está dando pie a discusiones sobre un alza de tasas en marzo , comentó Ryan Sweet, economista sénior de Moody’s Analytics en Westchester, Pensilvania.

Por su parte, Janet Yellen, presidenta de la Fed, podría ofrecer más pistas cuando hable sobre el panorama económico en Chicago.

En diciembre pasado, la Fed incrementó su tasa de interés referencial y proyectó tres alzas para este año.