El Senado de la República aprobó, en lo general, la Ley Federal de Derechos (LFD) para el 2021, y se espera que a lo largo de este día se discuta en lo particular junto con la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) y Miscelánea Fiscal 2021. 

El dictamen fue votado por separado de la LIF y Miscelánea Fiscal; sin embargo, estos tres se discutieron en lo general al mismo tiempo, en donde las estimaciones en el marco macroeconómico fueron catalogadas como “optimistas” e “irreales”, sobre todo porque no se prevén estímulos fiscales en lo que fue presentado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 

“Los números son muy alegres. ¿Cómo pueden plantear una recaudación tan optimista cuando se vive otra cosa?”, cuestionó la priísta Nuvia Mayorga.

La LIF 2021 contempla ingresos por 6 billones 262,736 millones de pesos, de los cuales 56.4% se obtendrán a través del pago de impuestos de los contribuyentes.

También prevé 1 billón 76,832 millones de pesos por concepto de ingresos por ventas de bienes, prestación de servicios y otros ingresos; 756,789 millones por ingresos derivados de financiamiento; 381,835 millones por cuotas y aportaciones a la seguridad social y 343,039 millones por transferencias, asignaciones, subsidios, subvenciones, pensiones y jubilaciones. Los ingresos restantes provendrán de los rubros de aprovechamientos, derechos, productos y contribuciones de mejoras

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, refirió que de no aprobarse hoy la LIF, los senadores continuarán la discusión para el viernes y, de ser necesario, citar al pleno el sábado. La Cámara Alta tiene como fecha límite el 31 de octubre para votar y aprobar las modificaciones de los dictámenes y turnarlas al Ejecutivo Federal, para su eventual publicación en el Diario Oficial de la Federación

“Hoy podemos sesionar más de cinco horas, o si no, citarnos para mañana o si no, el sábado, que tenemos el límite”, refirió el legislador de Morena. 

Preocupan facultades del SAT 

De los temas más comentados por los senadores fue el del uso de la tecnología, por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en las visitas domiciliarias, los que varios catalogaron como “terrorismo fiscal”, además de destacar que viola la privacidad de los contribuyentes. 

“Es un paquete que no tiene un estímulo fiscal, pero vaya terrorismo. Es inconstitucional el permitir que los auditores del SAT entren a los domicilios con cámara para grabar foto y video viola tratados internacionales, el artículo sexto de la Constitución y, obviamente, es un vil terrorrismo fiscal”, aseveró Samuel García, senador de Movimiento Ciudadano. 

Por su parte Lucía Meza, senadora de Morena, apuntó que la bancada presentará reservas a lo largo de la discusión en lo particular, y buscarán corregir las facultades del SAT. 

“Estamos convencidos de que no debe existgir una política de persecución ni terrorismo fiscal en contra de quienes verdaderamente contribuyente al país. Fue un error gravísimo el contemplar políticas de persecución fiscal. Vamos a presentar reservas”, aseveró.