El Servicio de Administración Tributaria (SAT) lanzó una nueva herramienta, vía internet, para que los contribuyentes denuncien a empresas y causantes que emitan facturas falsas.

Desde el inicio del sexenio, la autoridad fiscal, hoy en día a cargo de Raquel Buenrostro, se comprometió a combatir la evasión fiscal, con énfasis en disminuir la emisión de comprobantes fiscales apócrifos, algo que deja grandes pérdidas recaudatorias.

A través de la página de Registro de Denuncias del fisco, los contribuyentes podrán señalar a quienes incurran en este delito, respondiendo un cuestionario y mostrando la documentación relacionada que compruebe que dichas personas están amparando operaciones inexistentes.

Para denunciar, el contribuyente deberá proporcionar su RFC. Cabe destacar que, en términos de lo previsto en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la información que se aporte a través de esta herramienta tendrá el carácter de confidencial, por lo que no se le proporcionará a ningún otro particular.

Se deberá detallar el esquema de operación del contribuyente al que se denuncie, proporcionando datos sobre cómo sucedió, cuándo y en qué lugar, así como precisar la posición que ocupa el denunciado con relación a otros contribuyentes involucrados en el esquema de operaciones simuladas.

También se deberá proporcionar el RFC del contribuyente denunciado, el nombre, razón o denominación social. Esto se debe acompañar con nombre completo, número telefónico, dirección de correo electrónico de quien realiza la denuncia y un archivo que contenga la documentación relacionada.

Este archivo deberá ser enviado a la dirección de correo: denunciasXXXsat.gob.mx, deberá contener el número de folio que se le asigne a través de la denuncia y tendrá un plazo de hasta cinco días hábiles a partir de que registre su acusación en la página. La información enviada tiene que haber sido obtenida legalmente.

En caso de que no adjunte la documentación, en un paso de cinco días hábiles, no se dará trámite a la información proporcionada, por lo que deberá presentar nuevamente su denuncia.

“Recuerde que la información que proporcione deberá ser suficiente para acreditar, directa o indirectamente, la ausencia de activos, personal, infraestructura o capacidad material del contribuyente que se informa y que llevó a cabo la expedición, enajenación o adquisición de comprobantes fiscales que amparen operaciones inexistentes”, aseveró el SAT.

Más de 9,000 empresas simulan operaciones

Desde el 2014, el SAT emite en su página de Internet la llamada lista negra, en donde exhibe a los contribuyentes que utilizan facturas apócrifas para simular operaciones.

Desde su creación hasta el corte del 16 de enero de este año, la autoridad fiscal identificó a 9,297 empresas que simulan operaciones, mientras que existen otras 988 que están en la mira, las cuales deberán comprobar que tienen su situación en orden.

Cabe destacar que, a partir de este mes, entró en vigor la ley fiscal penal contra factureras, en donde este delito se agravó a delincuencia organizada —cuando las facturas sumen un total de 7.8 millones de pesos—, mientras que los involucrados tendrán prisión preventiva oficiosa y las penas pueden ir de dos a nueve años de cárcel.

Previo a la implementación de esta ley, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó que el erario público ya se había beneficiado, ya que algunos contribuyentes decidieron acercarse al SAT para corregir su situación. En total, siete empresas fueron las que se acercaron al fisco, lo cual dejó una recaudación de 2,000 millones de pesos.

“Nos parece interesante que esta reforma haya sido tan poderosa que, antes de que entrara en vigor, contribuyera ya a aumentar la recaudación (...) Lo que estamos viendo es lo opuesto al terrorismo fiscal; con la pura publicación, las empresas se acercaron para arreglar su situación”, declaró en su momento el secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

Revisar siempre las facturas

Una factura se considera falsa porque, si bien cuenta con los elementos formales y autorizados por el SAT, ampara operaciones que no se llevaron a cabo. A quienes las venden se les conoce como facturadoras y usualmente son empresas que no cuentan con activos, personal, infraestructura o son localizables. Éstas reciben una comisión por factura que venden.

Quienes obtienen estas facturas falsas lo hacen para bajar el monto de impuestos que deben pagar al fisco, o bien obtener saldos a favor, lo cual genera una pérdida importante en los ingresos tributarios que obtiene el gobierno. No obstante, puede haber contribuyentes que, al tener diferentes proveedores, obtengan una factura falsa sin darse cuenta de ello, por lo cual las autoridades recomiendan siempre revisar su facturación y, en caso de encontrar alguna anomalía, acudir con el SAT lo antes posible.

“El SAT invita a todos los contribuyentes a que revisen su facturación y, en caso de existir duda, se recomienda acudir a las oficinas más cercanas lo antes posible para recibir la orientación correspondiente”, indicó la dependencia.

[email protected]