El ritmo de alzas en los precios al consumidor en Estados Unidos se aceleró más de lo previsto en agosto por un incremento de los costos de la gasolina y del alquiler de viviendas, señales de una inflación más acelerada que podría permitirle a la Reserva Federal (Fed) volver a subir sus tasas de interés este año.

El Departamento del Trabajo dijo el jueves que su Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 0.4% el mes pasado tras ganar 0.1% en julio. El alza de agosto fue la mayor en siete meses e hizo que el dato anual se acelerara a 1.9%, frente a 1.7% que presentó en julio.

Los economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el IPC subiera 0.3% en agosto y ascendiera 1.8% en la comparación anual.

Los precios de la gasolina subieron 6.3%, el mayor incremento registrado desde enero, tras permanecer sin cambios en el mes de julio. Es probable que haya nuevas alzas en septiembre después de que el huracán Harvey forzó el cierre temporal de refinerías.

Funcionarios del Departamento del Trabajo dijeron que era difícil determinar si Harvey, que azotó Texas a fines de agosto, tuvo o no un impacto en los precios de la gasolina el mes pasado.

Excluyendo los volátiles componentes de los alimentos y la energía, los precios al consumidor subieron 0.2% en agosto, luego de cuatro meses consecutivos de incrementos de 0.1 por ciento.

En los 12 meses hasta agosto, el IPC subyacente avanzó 1.7% y ha subido en el mismo margen por cuatro meses consecutivos.

La medición de inflación preferida por la Reserva Federal es el índice de precios de gastos de consumo personales (PCE), excluyendo a los alimentos y la energía. El incremento anual del PCE subyacente ha sido consistentemente menor que la meta de inflación de 2% de la Fed desde mediados del 2012.

El PCE subyacente subió 1.4% en julio, el menor incremento interanual desde diciembre del 2015.

IPP también repunta

En tanto, los precios al productor en el país norteamericano también repuntaron en agosto, igualmente alentados por el incremento en los precios de la gasolina.

El Departamento del Trabajo dijo el miércoles que su Índice de Precios al Productor (IPP), aumentó 0.2% el mes pasado, revirtiendo un declive de 0.1% en julio. En los 12 meses a agosto, el IPP escaló 2.4% tras un avance de 1.9% el mes anterior.

Economistas proyectaban que el IPP avanzara 0.3% en agosto y se acelerara 2.5% anual.

Una medición clave de los precios al productor subyacentes subió 0.2% el mes pasado, tras permanecer sin cambios en julio. El denominado IPP subyacente escaló 1.9% en los 12 meses hasta agosto, similar a la medición interanual de julio.

Economistas prevén que la Reserva Federal anuncie un plan para empezar a reducir su cartera de 4.2 billones de dólares en bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas en su reunión de política monetaria del 19 y 20 de septiembre.