El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, nominó para un segundo periodo como Presidente a Jerome Powell y propuso como vicepresidenta a Lael Brainard, actual Integrante de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal (Fed).

En conferencia, el mandatario explicó que “para continuar construyendo sobre el éxito económico de este año, se necesita la estabilidad e independencia de la Reserva Federal”.

La renovación de Powell debe ser votada en el Senado de Estados Unidos y se espera que, como su nombramiento inicial fue realizado por el ex presidente Donald Trump, del partido Republicano, contará con apoyo suficiente para ser ratificado.

Biden dijo que su estrategia económica para Estados Unidos no es volver a donde se encontraba antes de la pandemia, sino reconstruir la economía.

“Estoy muy seguro que el presidente Powell y Lael Brainard se centrarán en mantener la inflación a la baja, los precios estables, y lograr el pleno empleo, que hará a Estados Unidos mucho más fuerte que nunca”, consignó.

Brainard sustituirá en el cargo a Richard Clarida, cuyo mandato termina en febrero del año próximo, y con su llegada a la vicepresidencia de la Fed, se convertirá en la segunda mujer que llega al cargo en siete años. Antes de ella, la actual Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ocupo el puesto.

La Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, expresó su confianza de que la economía estadounidense siga beneficiándose de la experiencia y pericia del presidente Powell y la Gobernadora Brainard.

“El liderazgo constante del presidente Powell y la Fed garantiza que la economía Estados Unidos continuará la recuperación tras las crisis económicas y de salud sin precedentes”.

Inflación, el reto

Al aceptar la nominación, el presidente de la Fed, Jerome Powell, explicó que tiene claro que los desequilibrios que propició la reapertura de la economía han motivado “una explosión de la inflación”.

“Sabemos que la alta inflación afecta a las familias, especialmente a las que tienen menos capacidad para afrontar los mayores costos de productos básicos como la comida, la vivienda y el transporte”.

Además, se comprometió a utilizar todas las herramientas al alcance de la Fed para respaldar a la economía, fortalecer al mercado laboral y evitar que se arraigue la inflación.

Continuidad, positiva

De acuerdo con el economista en jefe de Rankia Latinoamérica, Humberto Calzada Díaz, ante la positiva reacción del mercado, la nominación indica que están complacidos que seguirá la tendencia dovish en la política monetaria.

En lenguaje monetario, dovish indica una posición expansiva que otorga estímulo a la economía.

“Se interpreta una positiva recepción por la continuidad de las políticas, y al mercado le gusta la estabilidad. Es la perspectiva de largo plazo de inflación, la que nos parece se está desestimando”.

El especialista consideró que el desempeño de Powell en estos dos años de pandemia ha liderado la política monetaria para apoyar el empleo y al sector financiero, desestimando la inflación.

Considera que la nominación de la gobernadora Brainard, otorga cierto contrapeso a las pautas del gobierno estadounidense que podría dar equilibrio a las decisiones de la Fed.

El primer mandato de Powell termina el 25 de noviembre, y el del vicepresidente Clarida, a fines de enero próximo. Será hasta la segunda decisión monetaria programada del año 2022, cuando la dupla Powell-Brainard votará por primera vez una decisión monetaria.

ymorales@eleconomista.com.mx