Las políticas fiscales que planea dirigir el presidente electo Donald Trump a la economía de Estados Unidos serán estimulantes del crecimiento en el corto plazo y muy probablemente inflacionarias, lo que podría propiciar una reacción mucho más fuerte de la Reserva Federal (Fed) en un alza de tasas, explicó Tim Cooper, economista mundial de BMI Research.

A unas horas de que Trump presente su agenda económica en Detroit, que fue la ciudad emblemática de la industria automotriz estadounidense y la más afectada por la recesión del 2009, especialistas evalúan sus dichos en campaña sobre lo que podría ser su política económica.

En el corto plazo propone dar un estímulo fiscal que incluiría recortes de impuestos, lo que claramente favorecerá a la expansión. Pero como la economía está cerca del pleno empleo, seguramente se presentarán presiones inflacionarias que motivarán una reacción mucho más fuerte de la Fed , aseveró.

El estímulo y crecimiento de la economía podría diluirse, previene, al combinarse con el proteccionismo prometido en campaña y un boquete fiscal perjudicial para la confianza del consumidor y el inversionista.

Con él concuerda desde el Peterson Institute for International Economics, el investigador Joseph E. Gagnion.

El Producto Interno Bruto (PIB) podría mantenerse en expansión por un tiempo, precisamente antes de que la Fed se ponga más estricta con sus tasas al alza, lo que seguramente coincidirá con represalias internacionales contra el proteccionismo , precisó.

Para ese momento, la expansión será insostenible tal como lo ha mostrado la evidencia histórica en Estados Unidos.

La inflación llegaría

Paul Krugman ha sostenido desde el 2014, que la única forma en que podemos estar seguros de aumentar la inflación, en Estados Unidos, es acompañarla con un cambio de régimen monetario con un estallido de estímulo fiscal .

En su columna más reciente en The New York Times, el Premio Nobel explicó que el trumpeconomics (la trumpeconomía) podría no causar una crisis económica instantánea. El castigo será lento y se sentirá con el tiempo, muy probablemente incluso entre los que lo impulsaron a la Casa Blanca .

En octubre, la consultoría FocusEconomics dirigió una encuesta sobre 72 economistas, donde 70 que opinaron que la opositora Hillary Clinton tenía un mejor plan económico que Trump, y que elegiría un equipo técnico más calificado.

Otro Premio Nobel, Joseph Stiglitz, consideró en septiembre que Trump no entiende mucho de economía .

Actualmente, los asesores económicos de Trump son Peter Navarro, profesor de la Universidad de California; David Malpass forma parte del directorio de Fondos de UBS; es exdirector del Comité Nacional para las relaciones China-Estados Unidos y consejero en el Club Económico de Nueva York; Steve Feinberg del fondo de inversión Cerberus; Harold Hamm, magnate petrolero y John Paulson, director del fondo de inversión Paulson & Co, reconocido como uno de los más prominentes hombres del mundo financiero .

Y Fed, subirá en diciembre

Guillermo Aboumrad, director de Estrategia de Mercados en Finamex, Casa de Bolsa; Paul Ashworth, economista jefe para Estados Unidos en Capital Economics; y Daniel Waldman, estratega en UBS y Credit Suisse consideran que continúa latente la probabilidad de un aumento de tasas en diciembre.

Sólo dos de los consultados, Oviedo de Barclays y Michelle Meyer, de Bank of America Merrill Lynch se muestran cautos y dicen que el contexto se ha deteriorado y se enfrenta un ambiente con retos. Lo que podría llevar al Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed, a no subir las tasas en diciembre.

Antes de las elecciones a la presidencia, el mercado anticipaba 70% de probabilidad de una subida de tasas para el 14 de diciembre.

La tasa de referencia de Estados Unidos se ha mantenido entre 0.25% y 0.50 puntos, desde diciembre del año pasado. Previo, durante siete años, se quedó sin cambios, en el nivel históricamente bajo, entre 0 y 0.25 puntos.

El plan económico de Trump, como lo fue dibujando en campaña, ha motivado de entrada, recortes a las expectativas de crecimiento para aquella economía. Entre los primeros en anunciar los recortes, está Grupo Financiero Banorte, quien redujo a 1.5% su previsión de PIB para el año entrante, que está medio punto debajo de 2% que anticipaban en octubre.

El día de hoy se conocerán más detalles que podrían confirmar estas observaciones.

En el corto plazo propone dar un estímulo fiscal que incluiría recortes de impuestos, lo que claramente favorecerá a la expansión. Pero como la economía está cerca del pleno empleo, seguramente se presentarán presiones inflacionarias que motivarán una reacción mucho más fuerte de la Fed .

Tim Cooper, economista mundial de BMI Research