México tiene que hacer un esfuerzo mayor para reducir los déficit de infraestructura, acotar el control del Estado en actividades empresariales y promover el acceso equitativo para la educación de calidad, afirmó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En su reporte anual Going for Growth 2014, el organismo a cargo de José Ángel Gurría reconoce el importante esfuerzo que hizo la presente administración, al impulsar las nueve reformas constitucionales resultado del Pacto por México.

Pero urge a la aprobación de leyes secundarias, para garantizar una legislación eficaz, un marco regulatorio eficiente, mínimo para dejar clara y completamente explicados los nuevos términos de inversión privada, incluso para los extranjeros .

El informe, que será tema de discusión entre los ministros asistentes a la Reunión del G-20 de este fin de semana, a desarrollarse en Sidney, Australia, considera que también es necesario en México promover un mayor equilibrio en la protección social, lo que permitirá al país fomentar la creación del empleo en el sector formal.

En el capítulo dedicado a México, destaca como lastres del crecimiento las barreras de entrada a las empresas en sectores estratégicos, los costosos procedimientos de registro y la falta de mecanismos legales para impugnar a la regulación anticompetencia.

En el análisis que realizó la OCDE a las políticas públicas de México, reconocen que el país demostró una buena capacidad de resistencia durante la crisis, al registrar un PIB per cápita más fuerte durante el periodo 2006 – 2011 que el registrado en el lustro previo.

REFORMAS DESMENUZADAS

Al analizar las acciones tomadas, destacan que la reforma laboral que se aprobó el año pasado limitó la astringencia de la protección al empleo facilitando y promoviendo la reducción de la informalidad. Hoy los nuevos contratos facilitan la capacidad de ajuste salarial y redujeron la incertidumbre judicial.

Destacan también la introducción de altos estándares de selección de profesores para educación secundaria y primaria, incluyendo la evaluación de catedráticos, su profesionalización y entrenamiento para ser susceptibles de alcanzar puestos directivos en las escuelas.

ymorales@eleconomista.com.mx