La renuncia de Christine Lagarde como directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) será efectiva a partir del 12 de septiembre próximo, 30 días antes de las Reuniones Anuales del organismo, informó la funcionaria en un comunicado.

“El Directorio Ejecutivo tomará las medidas necesarias a partir de ahora, para acelerar el proceso de selección del nuevo director gerente, y mientras tanto seguirá al frente del organismo, cubriendo el interinato, David Lipton”, señaló.

En un breve comunicado, explicó que informó al Directorio su fecha de renuncia, y en su cuenta oficial de Twitter aseguró que “ha sido un privilegio servir a los 189 países miembros junto con el devoto personal de esta institución”.

La funcionaria francesa modificó desde el 2 de julio su identificación en la cuenta de la citada red social, donde se presenta como “Candidata nominada a la presidencia del Banco Central Europeo (BCE). Renuncié temporalmente a mis responsabilidades como directora gerente”.

Como se recordará, el pasado 2 de junio, Lagarde comunicó su decisión de “ceder temporalmente” su responsabilidad para enfocarse en la propuesta que le hizo el BCE como candidata a la presidencia del Banco.

El anuncio es la renuncia oficial a su cargo, y de aquí al 12 de septiembre continuará facilitando el traspaso del liderazgo al señor Lipton. Funcionarios cercanos al FMI explicaron que es temprano para anticipar si habrá nuevo director gerente en las Reuniones Anuales, programadas para la segunda semana de octubre.

Gemelos de B. Woods cumplen

El FMI y el Banco Mundial, las instituciones de Bretton Woods celebran este  mes su 75 aniversario.

Los gemelos de Bretton Woods nacieron al finalizar la Segunda Guerra Mundial, basándose en las ideas del entonces secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Morgenthau; su consejero de economía, Harry Dexter White, y el economista británico John Maynard Keynes, que buscaban establecer un orden económico de posguerra basado en nociones de toma de decisiones consensuadas y cooperación en el ámbito de las relaciones económicas y comerciales, entre los 43 países que se adhirieron.

En su discurso de apertura, en la Conferencia de Bretton Woods, Morgenthau dijo que “el desconcierto y la amargura que resultaron de la Depresión Económica se convirtieron en caldo de cultivo para el fascismo y finalmente la guerra”, tal como lo cita el think tank Bretton Woods Project.

Políticas perfectibles

En la conmemoración del 75 aniversario de los organismos de Bretton Woods, realizada en el banco central de Francia, el director gerente interino, David Lipton, aseguró que el enojo de la sociedad que se ha mostrado en las urnas de varios países evidencia que el capitalismo ha fallado en la responsabilidad de generar un desarrollo homogéneo.

Consignó que el comercio, la globalización y la tecnología aumentaron la polarización política y el populismo, y que conscientes de estos retos, ambos organismos están en una profunda introspección para responder y demostrar que todas las políticas son perfectibles.

En el discurso, divulgado en línea, explicó que una alternativa es que los gobiernos que estén en capacidades fiscales podrían abordar la desigualdad cerrando lagunas fiscales entre empresas e incrementar el gasto. Esto, siempre que su situación económica se los permita.