Davos, Sui. los flujos de capitales que se generarán en el mercado europeo, como resultado del Quantitative Easing (QE), podrían llegar a América Latina y ayudar a México, admite el gobernador del banco central, Agustín Carstens.

Como ya hemos visto en otros episodios del QE, es muy difícil mantener los recursos que se generan en la región donde se originan, así que es muy probable que los flujos de capitales corran también hacia América Latina y en ese sentido podrían ayudar a México , expone.

Entrevistado por El Economista, tras sostener un encuentro privado con unos 30 industriales de diversos países, en el marco del Foro de Davos, matiza que el flujo de capitales hacia México será mucho menor al que se presentó durante el Programa de Compras de Activos que tuvo vigente la Reserva Federal de Estados Unidos entre el 2009 y el 2013.

Según estimaciones de la agencia calificadora Moody’s Investor Service, en ese periodo, el mercado mexicano atrajo el equivalente a 15% del PIB del programa de expansión cuantitativa de Estados Unidos. Con ello, se convirtió en el segundo receptor de América Latina, tras Perú.

Las dimensiones son diferentes. Sobre todo la cercanía con Estados Unidos juega un papel mucho mayor que lo que podría presentarse ahora con el programa de Europa , afirmó.

El jueves pasado, el Banco Central Europeo (BCE) anunció que comenzará con un programa de compras de activos, Quantitative Easing, como se llama en inglés, por 60,000 millones de euros mensuales a partir de marzo próximo.

Estas compras mensuales de deuda privada y del gobierno que realizará el BCE equivalen a 68,180 millones de dólares mensuales, monto que se queda por debajo del que inyectaba cada 30 días la Fed, de 80,000 millones.

¿Se quedó corto el BCE con el monto de compras mensuales?

Es un movimiento que debe ayudar a la economía mundial.

Con un contexto interno de inflación a la baja y el efecto que tendrá el QE Europeo, ¿cuál será la valoración para la política monetaria en México? ¿Cambia de alguna manera la intención de mover la tasa en México para este año?

No, más que nada esto confirma lo que el Banco de México ha venido diciendo. Desde hace ya varios meses que veíamos una convergencia de la inflación a 3% este año y esto parece ser que se está materializando. Tomamos la política monetaria viendo hacia adelante, entonces, en lo que nos vamos a concentrar es en ver qué factores en el futuro podrían influir en la tasa de inflación.

Inversionistas esperan implementación

¿Qué percepción tienen los inversionistas aquí en Davos, acerca de México?

Creo que hay bastante buen ambiente. La realidad es que las reformas estructurales siguen estando muy presentes, sí preguntan sobre la implementación, pero la respuesta ha sido contundente: las reformas siguen adelante, entonces creo que hay un buen ambiente respecto de México aquí en Davos.

¿Se diluyó el interés por la reforma energética con la caída de los precios del petróleo?

No, porque realmente aquellos interesados en invertir en petróleo lo hacen con un horizonte de 25 años o más. Entonces creo que los inversionistas serios siguen estando interesados en México.

El precio del petróleo sigue cayendo, la mezcla mexicana se cotiza en alrededor de 38 dólares por barril. ¿Esto le preocupa al Banco de México?

Pese a las cotizaciones que ahora estamos viviendo, no significa que se van a quedar ahí por tanto tiempo. México se ha preparado para limitar el impacto fiscal de estos precios del petróleo. Tenemos las coberturas, que limitan el impacto y, por el otro lado, en la balanza de pagos México ha diversificado sus exportaciones, por lo que es un choque que se puede absorber bastante bien.

En mayo, la cita es en la Riviera Maya

Emergentes

Davos, Sui. LA REUNIÓN XLV del WEF concluyó con la promesa de avanzar en la investigación para identificar los elementos que permitirán a las economías globales, avanzadas y emergentes tener un crecimiento con inclusión.

Y se hizo una invitación explícita a los empresarios globales, a participar en la Reunión Regional del WEF en América Latina, que será organizada este año por México, en la Riviera Maya, del 6 al 8 de mayo.

Durante el quinto y sexto días de trabajos del Foro de Davos, continuaron las sesiones especiales dedicadas a tres economías BRIC, China, Rusia e India; una sesión interactiva con inversionistas interesados en llegar a las economías de América Latina y algunos expertos dieron su receta para el crecimiento.

El viernes fue el último día de trabajos de la delegación mexicana, honor a cargo de Agustín Carstens, banquero central, y Emilio Lozoya, director de Pemex.

Este último participó en la mesa dedicada a evaluar cómo crecer en tiempos de dificultad.

Ahí, junto con Boqiang Lin, director del Centro de Energía para China, evaluó cómo es que las economías emergentes enfrentarán los retos regionales y locales.

Nombres que venden

Como en cada sesión, los nombres de los conferenciantes resultaron el primer atractivo para los asistentes. Ricardo Hausmann, economista y ex funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo; Ali Babacan, primer ministro de Economía de Turquía; Igor Shuvalov, primer ministro de la Federación Rusa; los gobernadores de los bancos centrales de México y Brasil, Agustín Carstens y Alexandre Tombini, respectivamente.

Economistas como Susan Athey, de la Universidad de Stanford, y empresarios, como Gottfried Leibbrandt, CEO de SWIFT, Bélgica, analizaron el impacto de las finanzas digitales y el bitcoin.

La clausura

El último día de trabajos del foro estuvo dedicado a la ciencia, avances médicos y el emprendedurismo.

La presidenta de Camfed International, de Reino Unido, Ann Cotton, y Javier Lozano, fundador de Clínicas del Azúcar, México, conversaron sobre los modelos para cambiar el nuevo emprendimiento. Se tocaron temas sobre las enfermedades crónicas en emergentes.