En la primera quincena de enero los precios al consumidor registraron un ligero repunte en su comparación anual; no obstante, resultó ser el menor nivel registrado en un periodo similar desde el 2016.

De acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) inició el año con una variación quincenal de 0.27%, con lo que a tasa anual se ubicó en 3.18 por ciento. En la última quincena del 2019, los precios al consumidor mostraron un incremento anual de 3.02 por ciento.

Pese al ligero repunte presentado en los precios, el dato resultó ser el menor nivel presentado por la inflación, para un periodo similar, desde enero del 2016, cuando se empezó el año con un incremento de precios de 2.47 por ciento.

Poca sorpresa se llevó el mercado con el dato divulgado, ya que un sondeo de Reuters realizado a 13 especialistas previó que la inflación iniciaría el año en 3.17 por ciento.

El ligero incremento de precios, coincidieron analistas, será temporal, por lo que esperan que, aunque en enero la inflación repunte, en los siguientes meses se mantenga en niveles bajos y desacelere.

“La aceleración en la inflación vista durante la primera quincena del año puede ser temporal y esperamos que la variable se mantenga dentro de la meta de Banxico durante el año; sin embargo, ante la materialización de algunos riesgos al alza para los precios —como el salario mínimo— y un alto grado de incertidumbre, el banco central reduciría la tasa objetivo con cautela y prudencia”, refirió Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más.

De esta manera, se mantendría durante el año dentro del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- 1 punto porcentual.

“Mantenemos nuestra expectativa de que la inflación aumentará en los próximos meses, influida por efectos de base retadores —sobre todo en la no subyacente— y con limitado espacio de baja en la subyacente. A pesar de esto, continuamos esperando que Banxico baje la tasa de referencia en 75 puntos base en el año, con tres recortes consecutivos de 25 puntos cada uno, en febrero, marzo y mayo. Consideramos que el tono del banco central sigue siendo dovish, incluso tomando en cuenta la necesidad de una postura prudente y cautelosa”, indicaron por su parte estrategas de Banorte.

Cambios fiscales impactan

Analistas ya esperaban un ligero repunte en la inflación, debido a la actualización del IEPS a refrescos y cigarros, así como a los incrementos que algunas marcas presentaron en sus productos a inicio de año, algo que, comentaron, es normal.

“La inflación subirá más en enero en su conjunto y en febrero, debido principalmente a un efecto base desfavorable y mayores impuestos al consumo, pero la desaceleración se reanudará. El reciente repunte del peso ayudará a reducir la inflación, lo que permitirá a Banxico continuar disminuyendo en las próximas reuniones, evitando choques imprevistos en la oferta”, explico Andrés Abadía, economista senior internacional de Pantheon Macroeconomics.

Precios a detalle

A detalle, se observó una presión en el rubro de la inflación subyacente, el cual elimina de su cálculo los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles. En los primeros 15 días del año, este rubro registró una inflación de 3.73 desde 3.60% de la última quincena del 2019.

De esta manera, el rubro de mercancías —el cual incluye alimentos, bebidas y tabacos, además de mercancías no alimentarias— registró un incremento de 3.87%, mientras que en los servicios el alza de precios fue de 3.56 por ciento.

Respecto al índice no subyacente, se ubicó en 1.60 desde 1.33% de la última quincena de diciembre pasado. Este resultado se debió a que los bienes agropecuarios presentaron un incremento en sus precios de tan sólo 0.88 por ciento. Cabe destacar que, en este rubro, las frutas y verduras mostraron una disminución de 2.84% anual.

En lo que se refiere a los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, el incremento presentado en el periodo fue de 2.13 por ciento.

[email protected]