El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) mantendrá una posición acomodaticia, de observar y esperar a las señales y tendencias que muestre la actividad económica de Estados Unidos, antes de asumir alguna decisión de carácter monetario, explicó el presidente de la Fed, Jerome Powell, a legisladores de la Cámara Baja.

Esta decisión es destacada en el contexto de riesgo que genera la emergencia sanitaria del coronavirus, por su impacto en la economía de China y su transmisión al mundo, sostuvo.

En su primer testimonio semestral del 2020 ante legisladores de la Cámara Baja de EU, dijo que “están dando un seguimiento puntual a la emergencia del coronavirus en China, pues al prolongarse podría generar disrupción en la actividad económica y transmitirse al desempeño del resto del mundo”.

En este contexto, la postura monetaria se mantiene acomodaticia tal como ha estado desde la segunda mitad del 2019, para amortiguar el riesgo de un crecimiento mundial más débil afectado por la incertidumbre global, dijo.

Pese a reconocer que la economía de EU se mantiene en una dinámica de crecimiento, transitando por el undécimo año de expansión, y enfatizar que ha disminuido el riesgo de la tensión comercial, advirtió que en el comité, que es el órgano rector de la política monetaria, consideran que “el entorno actual de bajas tasas de interés indica que sería importante que la política fiscal ayude a la economía en caso de que se debilite”.

Limitada capacidad de reacción

El FOMC recortó la tasa objetivo de fondos federales en las reuniones de julio, septiembre y octubre, lo que llevó al rédito desde un rango que iba de 2.25 a 2.50 puntos base a dejarlo donde se encuentra ahora, entre 1.50 y 1.75 puntos.

Sugirió entonces “colocar el presupuesto federal en un camino sostenible ahora, cuando la economía se encuentra fuerte, pues podría garantizarse así que las autoridades tendrán espacio para utilizar la política fiscal en caso de que se presente una desaceleración pronunciada”.

“Un presupuesto federal más sostenible también podría apoyar al crecimiento de largo plazo de la economía”, comentó. Entonces, explicó a los congresistas que las tasas bajas de interés pueden limitar la capacidad de los bancos centrales para apoyar a la economía durante una desaceleración.

“Con esta preocupación en mente, estamos revisando nuestra estrategia de política monetaria, herramientas y prácticas de comunicación. Compartiremos nuestras conclusiones a mediados de año”, refirió.

T-MEC, positivo para EU

En la sesión de preguntas y respuestas, el banquero central destacó que se ha reducido considerablemente el riesgo de la incertidumbre comercial para la economía, sobre todo tras la ratificación del Congreso de aquel país sobre el Tratado entre México Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y la firma de la fase 1 del acuerdo con China.

“Ambos compromisos pueden mejorar el sentimiento de los inversionistas, lo que sin duda será positivo para la economía”, aseveró Powell.

Precisó que “la mayor parte de la incertidumbre alrededor del comercio había afectado a nuestras fábricas (las de EU) el año pasado”. Incluso comentó que en su reporte de política monetaria de febrero la Fed realizó un análisis profundo sobre la debilidad del sector de las manufacturas de aquel país, que representa 11% de la economía estadounidense.

El sector manufacturero de EU, que es identificado como el cordón de conexión con la economía mexicana, según expertos del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, presentaba una debilidad consistente desde hace 18 meses, que es el periodo que coincidió con la guerra comercial que mantuvo EU con China y la tensión con México.

El banquero central enfatizó que la ratificación de ambos acuerdos ayuda a tener reglas claras del comercio, marcando un camino de confianza para el desarrollo de la política comercial.

[email protected]