La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) confirmó que ha iniciado el proceso de discusión con expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) para renovar la Línea de Crédito Flexible que tiene abierta y que por ahora y hasta el 30 de octubre, garantiza acceso a 74,000 millones de dólares.

"Esta Línea de Crédito que tenemos actualmente con el FMI vence el 30 de octubre y estamos ya en el proceso de discusión (para renovarla). Es como un seguro contra el robo de una casa, o de un auto. No quieres que te roben la casa, pero es mejor tener contratado el seguro", advirtió el secretario de Hacienda Arturo Herrera.

En conferencia de prensa, a su salida del Foro "BID, 60 años mejorando vidas en México. El empoderamiento femenino como motor de crecimiento", reconoció que el compromiso con el FMI es ir reduciendo el monto de la cobertura "que podría fluctuar entre 70,000 y 74,000 millones de dólares".

De completarse, como se espera la renovación de esta facilidad, será la séptima otorgada a México desde 2009; se convertirá también en la primera contratada por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador y completará una segunda reducción del monto de protección pactado, que es visto como el segundo paso de la estrategia para dejar de utilizarla.

"México es uno de los últimos países que tienen abierta esta línea, que es una especie de chaleco contra balas. No esperamos utilizarla, pero es bueno tenerla ahí. Es una facilidad que se firma por contratos y se renueva cada dos años, con una revisión intermedia", precisó el titular de las finanzas nacionales.

Un seguro de protección

La Línea de Crédito Flexible es una facilidad financiera del FMI que opera a manera de premio para los países emergentes que gozan de estabilidad macroeconómica y certidumbre en el manejo de sus finanzas públicas, es decir, solo tienen acceso los países que prueban contar con estas estrictas condiciones; y que están dispuestos a someterse a revisiones periódicas por parte de expertos del FMI, para garantizar que mantienen estos altos niveles del manejo macro.

Esta línea de crédito está diseñada para extender la disponibilidad de dólares del banco central, es decir sus reservas internacionales, para protegerse de imprevistos de origen externo, y para alentar la confianza del mercado.

Fue renovada en noviembre de 2017 por un lapso de dos años y garantizaba entonces el acceso inmediato y a solicitud de México, a 88,000 millones de dólares. En noviembre del año pasado, el equipo de transición, junto con el entonces secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, solicitaron reducir esta especie de "cifra de aseguramiento" para dejarla en 74,000 millones de dólares.

La estrategia de salida

Desde abril del 2009, sólo tres países emergentes han cumplido con los estrictos criterios que garantizan la línea abierta en las arcas del FMI para utilizar dólares que puedan apuntalar las reservas internacionales: México, Colombia y Polonia. Pero Polonia abandonó la facilidad el año pasado, y Colombia ha iniciado gestiones para reducir la cobertura e iniciar a la par un proceso para generar ahorro en reservas internacionales.

México, anunció desde noviembre pasado que reduciría el monto de la Línea de Crédito Flexible, pero a diferencia de Colombia, no hay una estrategia de salida y sustitución que permita fortalecer reservas al reducir la cobertura.

Bajo crecimiento y desigualdad

En el Foro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde participó con el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, Arturo Herrera dijo que, como cliente del organismo, espera que el apoyo a México se enfoque en dos grandes retos: el bajo crecimiento de la economía que se mantiene desde el año 1982, y la amplia desigualdad prevaleciente en el país.

El presidente del BID dijo que México ha sido un socio estratégico para el BID en sus seis décadas, y que la innovación característica de los secretarios de Hacienda ha obligado a esta institución internacional a estar también a la vanguardia.

Luis Alberto Moreno destacó que México ha sido clave para el desarrollo de programas icónicos como el de transferencias condicionadas "Prospera- Oportunidades", cuya experiencia fue replicada en varios países de la región.

Comentó que México ha sido el mayor receptor de apoyo financiero y técnico del BID entre los países de América Latina y el Caribe, y subrayó que el BID también ha sido fundamental en las aportaciones realizadas a las reformas del sistema financiero, fiscal, educativo, de salud, agua, cambio climático.

[email protected]

kg