Le propongo tomar dos noticias aparentemente aisladas, que podrían tener un hilo conductor muy relevante: la renovación de la Línea de Crédito Flexible abierta en el Fondo Monetario Internacional (FMI) que garantiza un respaldo en dólares a las reservas internacionales del Banco de México. Una línea abierta en el FMI que garantiza liquidez en dólares para que el banco central enfente una hipotética salida de capitales. Línea de Crédito cuya cobertura termina en noviembre de este año.

 

Ahora tomemos los dos anuncios que se hicieron ayer, desde desde Washington y Palacio Nacional. A las 8.30 de la mañana del jueves, el Vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice, informó que la Directora Gerente Christine Lagarde, realizará una visita oficial a México la próxima semana y se reunirá con el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Por otro lado, con minutos de diferencia, el vocero de Presidencia, Jesús Ramírez, confirmó que se realizará este primer encuentro del mandatario con un líder de un organismo financiero internacional.

 

Reunión de trabajo que según el vocero de presidencia se centrará en “los varios contratos firmados y varios préstamos” que según él, tiene México con el organismo.

 

Pongamos lo dicho en perspectiva. México no tiene un solo préstamo activo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), desde el año 2000. Está documentado y es divulgado en el Estado de Cuentas Semanal del Banco de México.

 

México cuenta sí, con una línea abierta en las arcas del FMI, por 74,000 millones de dólares, instrumento que recibe por nombre Línea de Crédito Flexible (LCF).

 

Esta LCF no es un préstamo activo. Hace las veces de una tarjeta de crédito abierta para México en el FMI, con recursos disponibles por 74,000 millones de dólares. Recursos que puede utilizar Banco de México en su totalidad o en parcialidades para apuntalar las reservas internacionales. No más. ¿Por qué Banco de México es el único facultado ante el FMI para utilizar esta Línea de Crédito? Pues porque es él, quien paga su anualidad con reservas internacionales.

 

Como todo instrumento financiero, tener abierta esta Línea de Crédito tiene un costo, que para el caso de una tarjeta de crédito, sería la anualidad. Anualidad pagada y documentada con regularidad por el Banco de México con cargo a los dólares de sus reservas internacionales. Es decir, no está siquiera documentada en las cuentas públicas, por tanto no le cuesta al erario mantenerla vigente.

 

Una cobertura que vence en noviembre de 2019. Es decir, toca al equipo económico del presidente AMLO, Carlos Urzúa y al Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, promover su octava renovación, o en su caso la cancelación.

 

Garantiza dólares para limitar choques externos

 

México cuenta con esta Línea de Crédito abierta desde el año 2009 y jamás la ha utilizado.

Se renueva periódicamente, gracias a que México ha mantenido los estrictos requisitos que le distinguen de los demás emergentes, y que en términos financieros, le permiten tener acceso a esta disponibildad de dólares. Es decir, la estabilidad financiera y certidumbre en el manejo de sus políticas públicas. Pongamos por favor este dicho de certidumbre con un asterisco para retomarlo luego.

 

¿Recuerdan la crisis mundial del 2008? Cuando quebró el banco de inversión de Estados Unidos Lehman Brothers, comenzó a congelarse el mercado financiero mundial, es decir, nadie prestaba a nadie. Ningún emisor podía colocar deuda y todos los inversionistas comenzaron a deshacer sus posiciones. Entonces, todos los bancos centrales del mundo, incluido el Banco de México, tuvieron que negociar líneas de intercambio de divisas, para garantizar que tendrían dólares, o yenes, euros, y hasta pesos mexicanos para enfrentar la demanda de los tenedores que estaban saliendo de sus mercados.

 

Certidumbre en manejo de políticas públicas

 

Retomemos. Les decía que para seguir siendo cliente del FMI con esta línea de crédito, México debe garantizar que tiene finanzas públicas sanas, y credibilidad en el manejo de sus políticas económicas.

 

El vocero de Presidencia declaró que el mandatario hablará con la Directora del FMI sobre estabilidad macroeconómica, las medidas a ejecutar para lograr un crecimiento de 4%, además de los temas de inversión en proyectos prioritarios.

 

Les cuento que la funcionaria viene acompañada del Jefe de la Misión de Expertos para México, Costas Christou quien se encarga de revisar la salud económica de México y respaldar la renovación de la LCF, si es del interés de las autoridades.

 

Y solo les recordaré ahora, que Standard & Poor's, Moody's y Fitch, han explicado desde noviembre, que el gobierno de AMLO cuenta con estabilidad macro heredada. Es decir, sin un riesgo latente en inflación, o en deuda pública de corto y mediano plazo. De manera, que podría salvar en la evaluación del Fondo, el requisito de estabilidad financiera en caso de estar interesado en una renovación de la LCF.

 

El otro criterio, el que permitiría la renovación del instrumento, es la credibilidad de sus políticas públicas. Y a decir de Jaime Reusche, Analista Soberano para México en Moody's, “los mensajes mixtos que ha mantenido el presidente de México con miembros de su gabinete sobre las finanzas públicas. Los desacuerdos y cambios de sus dichos y hechos, no corresponden a las características típicas de confiabilidad y claridad que tienen los emisores  calificados con la nota “A3”, como la que tiene el país desde el año 2013”.

 

Yo pienso que será en este tema, en el que deberá centrarse el gobierno, si es de su interés garantizar que México cuente con disponibildad de dólares, en caso de presentarse un choque externo.

 

De mis Apuntes

 

Estaremos reportando la visita a México de la Directora Gerente del FMI. Ojalá sea fructífera.

 

Quedo a sus órdenes, como siempre, en mi cuenta de Twitter @morales_yoly

Yolanda Morales

Reportera de Finanzas Globales

A la cuenta de tres

Yolanda Morales Quiroga es “corresponsal itinerante” en organismos financieros internacionales, apasionada de la macroeconomía y la política monetaria y contadora de historias, detrás de sus apuntes de reportera. Oficio en el que se ha desempeñado por 19 años.

Reportera de Finanzas Globales, blogger y conductora del Programa en línea de El Economista, Voces en Directo.