Los mercados de deuda y bursátil en España se desplomaron ante la creciente incertidumbre con respecto a la solicitud del rescate y el aumento de la tensión social a pocas horas de que el gobierno presente el presupuesto del 2013.

Los inversionistas, nuevamente, atacaron la deuda española, ampliando la prima de riesgo en 45 puntos a 461 puntos base, su peor desempeño diario desde el 2 de agosto y alcanzando su mayor nivel desde principios de septiembre. Esto, en tanto la tasa del bono español a 10 años subió a 6 por ciento.

Las protestas en Madrid antes del informe presupuestario del 2013 del jueves, junto con las crecientes tensiones de gobiernos centrales y regionales, son los principales conductores detrás de la liquidación de activos de riesgo en los mercados , destacó Barclays.

En el mercado bursátil, el índice Ibex-35 se hundió 3.92%, marcando su peor desempeño diario desde el pasado 2 de agosto, con la mayoría de las emisoras descendiendo más de 2 por ciento.

Las presiones sobre los mercados ibéricos volvieron a hacerse presentes luego de que el martes Alemania, Francia y Finlandia informaran que el rescate a la banca española debía pasar por el gobierno. A lo que se sumaron las palabras de Mariano Rajoy a The Wall Street Journal, alejando las posibilidades de un rescate en el corto plazo.

A lo largo de septiembre, los mercados españoles habían visto un rally tras el anuncio de compra de bonos soberanos por parte del Banco Central Europeo, lo que hizo pensar que España no estaría lejos de solicitar ayuda formalmente a la Unión Europea para beneficiarse de ?este programa.

La incertidumbre en Europa también golpeó a los mercados del otro lado del mundo y en Wall Street, los principales índices bursátiles concluyeron la sesión nuevamente a la baja. El Dow Jones cedió 0.33%, mientras que el S&P y el Nasdaq perdieron 0.57 y 0.77 por ciento.

Los inversionistas han aumentado la cautela en las últimas jornadas, debilitando la señal en mercados accionarios globales , comentó Actinver.

Y, hacia el cierre de la semana, este mismo tono podría prevalecer a la espera de que España devele los nuevos ajustes fiscales y se conozcan las necesidades de capital de la banca, en medio de la tensión social y la recesión en el país, agregó.

Pese a la coyuntura global de cautela, la Bolsa Mexicana de Valores logró desligarse y cerrar la sesión a la alza. El IPC subió 0.29% a 40,332.98 puntos. A la vista de Bx+, este comportamiento obedece a factores locales. y específicamente a la posible aprobación de la reforma laboral, que tras el cierre fue aprobada ?en lo general.