Rusia registró un caída anual del 1.0% de su PIB en el primer trimestre del 2021, menos de lo previsto por el gobierno (-1.3%), según una primera estimación este lunes de la agencia de estadísticas Rosstat.

Esta modesta caída augura una recuperación de la economía rusa tras la pandemia, según los expertos. El PIB de Rusia cayó -3.1% en el 2020 menos que el de otras naciones occidentales duramente golpeadas por la pandemia de Covid-19, en parte gracias a la decisión de no reconfinar al país tras la primera ola de Covid-19.

Los principales sectores en baja son el transporte de pasajeros y el sector minero, según Rosstat.

Rusia, gran productor de hidrocarburos, se comprometió junto a la OPEP a reducir su producción para controlar los precios del petróleo, que llegaron a un mínimo hace un año en plena crisis de la pandemia.

El ministerio ruso de Economía prevé un crecimiento de 2.9% en 2021, mientras que el Banco central augura un crecimiento entre 3 y 4% del PIB.