Aristóteles Núñez, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), afirmó que la publicación de la lista de contribuyentes incumplidos, llamada lista negra , privilegia el interés público por encima del interés individual.

Núñez argumentó que la lista de contribuyentes incumplidos es una manera de reconocer a los contribuyentes que sí pagaron sus impuestos y aseguró que el organismo que encabeza tiene el reto de materializar lo establecido en la reforma hacendaria.

La reforma hacendaria modificó el artículo 69 del Código Fiscal de la Federación, estableciéndose así excepciones a la reserva fiscal, lo que permite que desde el ?1 de enero se dé a conocer nombre, razón social y RFC de los contribuyentes incumplidos en ciertos rubros.

Éstos se refieren no sólo a los contribuyentes que tengan créditos fiscales que no han pagado o no han sido garantizados, sino también a los que tienen créditos fiscales firmes o a los que no sea posible localizar en su domicilio fiscal.

Sobre los inconformes con la publicación de sus datos, el titular del SAT aclaró que pueden generar su línea de captura para pagar o presentar una aclaración, la cual será resuelta en tres días hábiles y en caso de resultar procedente, se eliminarán los datos publicados. Cabe añadir que el SAT planea actualizar la lista de contribuyentes cada 15 días.

REACCIONES A LA PRIMERA LISTA

Tras la publicación de la primera lista este 1 de enero, el SAT recibió comentarios al respecto. La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) advirtió sobre una posible violación a los derechos fundamentales de contribuyentes.

En la primera lista figuran personajes famosos, empresas y funcionarios públicos, por lo que la Prodecon informó que no basta con que el SAT manifieste que los contribuyentes pueden acudir a aclarar su situación ante este organismo fiscalizador, pues dicha aclaración sería muy difícil si no se les dan a conocer los fundamentos de la publicación en Internet.

A partir del próximo 8 de enero, el SAT difundirá también los datos de las empresas que simulan operaciones y emiten facturas apócrifas.