China confirmó este lunes su voluntad de apertura económica con la designación del reformista Yi Gang como nuevo gobernador de su banco central, del que se espera que continúe por la senda modernizadora de su predecesor, Zhou Xiaochuan.

A pesar de ser número dos y mano derecha de Zhou, Yi no figuraba en las apuestas sobre quién podría suceder al gobernador del Banco Popular de China, por lo que su nombramiento, decidido el lunes por el pleno de la Asamblea Nacional Popular, fue recibido con sorpresa.

Sí se esperaba, por el contrario, la designación de Liu He, asesor económico y aliado del presidente Xi Jinping, al cargo de vice primer ministro de finanzas y planificación, un puesto de máxima responsabilidad que será también determinante para la gestión de las relaciones comerciales con Estados Unidos y la apertura económica.

“La tarea principal (del banco central) ahora mismo es implementar una política monetaria prudente, impulsar la reforma del sector financiero, su apertura y mantener la estabilidad del sector”, dijo Yi a la prensa poco después de que su nombramiento se hiciera público en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín.

Su perfil prorreformista y su extensa formación en el extranjero parecen indicar que Yi (pequinés de 60 años) continuará por la senda modernizadora que inició Zhou e impulsará la apertura de las finanzas a la inversión procedente del exterior.

A Yi Gang se le considera un líder “con unos lazos internacionales muy profundos”, comentó el economista de BBVA Research, Jinyue Dong. En su opinión, la elección de Yi es una señal de que China “va a impulsar la apertura financiera y la liberalización, así como conectar el sector financiero doméstico con el mundo, en particular promoviendo el diálogo entre China y Occidente”, al tiempo que perpetúa su política monetaria.

Yi estudió Economía durante dos años en la Universidad de Pekín, después Administración de Empresas de la Universidad de Hamline (Minnesota, EU) y Económicas en la Universidad de Illinois, en la que cursó también su doctorado especializado en selección de modelos estadísticos.

En 1986 inició su carrera como profesor de la Universidad de Indiana, cargo que abandonó en 1994 para volver a China y unirse como profesor a la Universidad de Pekín.

En el Banco Popular de China ingresó en 1997 y, cinco años después, fue nombrado secretario general de su Comité de Política Monetaria. Desde ese cargo lideró en el 2004 la reforma de las instituciones financieras rurales y en el 2007 fue designado vicegobernador.

Del 2009 al 2016 dirigió la Administración Estatal de Divisas y se ocupó de la reforma del sistema de divisas extranjeras de China y de la diversificación de sus inversiones.

Además, estuvo implicado en la investigación y diseño de la reforma del sistema de seguridad social chino y es reconocido por su determinación en ayudar a los estratos más pobres de la sociedad.

Se le atribuye también el haber pedido al gobierno, ya en el 2002, que no sólo atendiera al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, sino que tuviera en cuenta factores como el empleo, el medio ambiente y el endeudamiento de los bancos.

Su nombramiento coincidió este lunes con el ascenso de Liu He al nivel de vice primer ministro económico del país. “Se espera que Liu y Yi lideren el sector financiero chino”, expresó Dong, quien recordó que desde que Xi llegó al poder en el 2012, Yi sirvió como mano derecha de Liu He.

Este último, de 66 años, estudió en la Universidad de Harvard y su papel en la economía china aumentó recientemente. En enero intervino como representante de China en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), un año después de que lo hiciera el propio presidente Xi; en febrero viajó a EU para analizar las relaciones económicas y comerciales entre ambos países, en un momento crítico para los lazos bilaterales.

“Posiblemente Liu He sea el legislador económico más importante del mundo (...) Se le concedió el honor de ser el único portavoz en intervenir en una de las principales sesiones de Davos sin ser un líder nacional”, mencionó en un análisis Matthew Dobbs, gestor de renta variable asiática de la británica Schroders.