La iniciativa Privada (IP) de Perú está demandando del presidente electo, Ollanta Humala, el rápido nombramiento de su equipo financiero para dar certidumbre a los inversionistas, aseguró Juan Carlos Hidalgo, coordinador del Proyecto de Latinoamérica en El Cato Institute.

El mercado necesita una señal, cualquier indicio de que la nueva administración de Perú se mantendrá en el camino de la apertura económica, respeto al inversionista e impulso al crecimiento, refirió.

Desde la sede del instituto de políticas públicas para la libertad comercial en Washington, Hidalgo advirtió que el temor de los empresarios es el discurso populista que mantuvo Humala como candidato a la Presidencia.

En sus discursos habló de gravar a la industria extractiva que se ha convertido en el motor de crecimiento de Perú. Afirmó que buscaría la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, en lo que se considera una amenaza que ha espantado al capital , argumentó.

Entrevistado por El Economista, consideró que es probable que Humala reconsidere su postura, ahora que evidentemente le llevó a la victoria y se modere, como en su momento lo hizo el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

La expectativa es que se defina en pocas semanas la inclinación del Presidente electo de Perú, refirió.

El mercado necesita saber si mantendrá su apego a Chávez o si va a moderarse como claramente lo hizo Lula , consideró.

EL SEGUNDO CHILE

De acuerdo con el analista de El Cato, si Perú logra mantener de manera sostenida el crecimiento económico de 7%, que registró la década pasada, sería una nueva potencia emergente latinoamericana.

Si Perú mantiene el crecimiento de 7% en la próxima década, se consolidaría con Chile como la segunda economía más moderna de la región , aseveró.

Para lograrlo, tendrán que continuar con las políticas de apertura, búsqueda de competencia y desarrollo, todas estrategias que en el discurso no encajan con la oferta política que dio Humala.

El lunes se desplomó 12.5% la Bolsa de Lima, tras conocerse el triunfo del candidato nacionalista.La plaza limeña experimentó una caída histórica que obligó al mercado a suspender definitivamente las operaciones por primera vez desde octubre del 2008.

El factor Humala golpeó con fuerza también a las empresas extranjeras que tienen inversiones en el mercado peruano, como la minera Grupo México.