La delincuencia organizada, la cual se hace presente en los cárteles de las drogas, así como el huachicol y la corrupción son tres grandes problemas que están vinculados al lavado de dinero, indicó Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Lo anterior, destacó, se detectó a través de la Evaluación Nacional de Riesgos, una de las recomendaciones realizadas por el Grupo de Acción Financiera  Internacional (GAFI) para que las autoridades tengan un panorama para combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

“La Evaluación Nacional de riesgos es un mecanismo que nos permite tener una visión para generar políticas públicas”, explicó.

En su participación en el II Congreso en Prevención de Lavado de Dinero, organizado por Thomson Reuters, indicó que el riesgo más grande que tiene México es el relacionado con las actividades de grupos criminales.

Precisó que lo anterior tiene que ver con ocho organizaciones delictivas a nivel nacional —como el Cártel de Jalisco Nueva Generación o el Cártel de Sinaloa— y con organizaciones fragmentadas en zonas geográficas —como la Unión Tepito o el Cártel Santa Rosa Lima.

“México evidentemente tiene un riesgo con la delincuencia organizada, la cual es uno de los principales agentes que daña la estabilidad del sistema financiero y la economía nacional”, aseveró.

Otro de los riesgos encontrados es el que se refiere al robo de hidrocarburos, el cual el año pasado dejó pérdidas por 66,300 millones de pesos.

Indicó que este año se ha avanzado para combatir este ilícito, ya que en el 2018 se perdían 80,000 barriles diarios en robo de hidrocarburos, de acuerdo con las cifras de Pemex, mientras que ahora la cifra bajó a 8,400 barriles por día.

La disminución, explicó, se debió a que ahora la Sedena controla las oficinas en donde se monitorean los ductos, teniendo así una reacción inmediata en caso de robo; anteriormente estas oficinas estaban a cargo del sindicato de la petrolera y podrían pasar entre ocho y 10 horas sin que nadie interviniera en el robo.

Por último, consideró la corrupción como otro de los problemas que pueden fomentar el lavado de dinero.

“La corrupción genera concentración de la riqueza y fomenta las desigualdades”.

Informalidad y dinero en efectivo

El titular de la UIF agregó que la informalidad es otro de los temas importantes que se deben analizar para combatir el blanqueo de capitales, ya que más de la mitad de la población económicamente activa labora en este sector.

Añadió que se deben buscar mecanismos para disminuir esta economía informal, ya que también afecta en la recaudación de impuesto y el control de las obligaciones fiscales.

En línea con lo anterior, detalló que también se debe disminuir el flujo del dinero de efectivo, para así tener un mayor control sobre las transacciones que se realizan en el país.